Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Con la premisa de que la situación de pobreza en zonas rurales se origina en gran medida por las malas condiciones de empleo, la Escuela Nacional Sindical (ENS) presentó recientemente su Noveno Informe Nacional de Trabajo Decente, que en esta ocasión está dedicado a lo rural.

Para aliviar estas problemáticas estructurales, “se requiere una reforma rural integral, que sienta bases para transformar al campo colombiano con empleo digno, remuneraciones justas, protección social justa y al día, posibilidad del diálogo social y negociación colectiva”, indicó Carmen Lucía Tangarife, responsable temática de la ENS en el estudio.

La cifra es contundente: la tasa de pobreza en el campo es de 40,3% y la tasa de pobreza extrema (indigencia) del 18 %, según cifras del Dane a 2015. Sin embargo, “preocupa mucho más que para los 4,76 millones de personas trabajadores rurales las garantías de protección social sean vulneradas. Solo el 14,1% contribuyó a salud en el régimen contributivo y un 12,4 % al sistema pensional”, agregó la investigadora.

También hay que sumar la desigualdad rural, porque el promedio de ingreso en esa zona fue de $439.571 por trabajador, frente a $1’048.367 en trabajadores de las cabeceras (ciudades). A esto se añade la concentración de la tierra, la desigualdad entre hombres y mujeres y la informalidad.

Tangarife insistió en una reforma rural integral, que sea base de una paz duradera y se construya una sociedad más justa en el campo, la cual se puede lograr articulando a diferentes gremios productivos, al Legislativo y al Gobierno.

Uno de los datos que llama la atención del estudio es el cálculo de la informalidad laboral rural por la no afiliación a seguridad social (salud, pensión y riesgos laborales): 89,3 %, es decir, 4,25 millones de ocupados del campo no tienen esta garantía.

En ingresos, los hombres reciben $502.928 al mes, frente a $293.632 de las mujeres, un 41,6 % menos.

Por otra parte cabe resaltar que el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Juan Pablo Pineda, explicó que el Ministerio de Agricultura está comprometido con la construcción de una estrategia que permita la retención del talento joven en el campo.

“Los jóvenes se están yendo a las ciudades, por eso el reto que tenemos es jalonar inversiones que permitan la crear empleo formal. Para ello estamos apoyando la formación técnica y profesional de los jóvenes para dotarlos de las capacidades”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.