Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El vínculo entre la población humana y animal está presente principalmente en las regiones de desarrollo de diferentes países, donde estos últimos proveen bienes y servicios relacionados con el transporte, combustible, ropa y comida. Por ello, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera la sanidad animal como una herramienta necesaria para una producción ganadera más sostenible.

Entre los factores que la organización considera importantes en materia de vigilancia se cuentan las enfermedades zoonóticas, transfronterizas, y las transmitidas por insectos, así como la inocuidad de los alimentos, la higiene y el fortalecimiento de los sistemas veterinarios de las naciones.

Precisamente, para prevenir y detectar este tipo de problemas, es clave que los distintos sectores de la ganadería en cualquier país del mundo compartan los datos epidemiológicos y de laboratorio de los animales. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los funcionarios gubernamentales, los investigadores y los profesionales de todos los sectores de ámbito local, nacional, regional y mundial deberían responder de manera conjunta a las amenazas sanitarias.

Con este objetivo en la mira, la OMS, la FAO y la OIE colaboran para llevar a cabo la estrategia ‘One Health’, que se centra en promover respuestas multisectoriales a cualquier amenaza para la salud pública en la interacción entre seres humanos, animales y el ecosistema.

Para que exista tranquilidad en el terreno sanitario, las organizaciones deben asegurarse de que los riesgos de zoonosis y la inocuidad de los alimentos estén totalmente erradicados. A su vez, demandan que la salud pública, la salud animal y la salud vegetal deben unir esfuerzos en cada nación para apoyar los enfoques y políticas de estas estrategias.

En el caso de Colombia, la docente de la facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad CES, Paula Palomino, dijo que a través del ICA se expidió la resolución 2341 desde 2007, donde se definen los parámetros que debe cumplir una ganadería de carne bovina para producir con inocuidad y poder llegar a mercados internacionales.

“Esto incluye trabajar en las áreas de sanidad animal y bioseguridad, calidad del agua, control de medicamentos e insumos, instalaciones de la finca para la producción de carne bovina, registros y documentación, programa de manejo integrado de plagas, bienestar animal, salud y seguridad en el trabajo”, agregó Palomino.

LOS CONTRASTES

  • Paula PalominoDocente de la Universidad CES

    La FAO determinó que los gobiernos son claves para garantizar que en todos los mercados exista la oferta de alimentos inocuos y nutritivos

  • José Félix LafauriePresidente de Fedegan

    La imagen que queremos reflejar es la de una ganadería a base de pasto natural, pastoril, que cumple con el medio ambiente

El trabajo de los ganaderos

El presidente de Fedegan, José Félix Lafaurie, dijo que Colombia tiene una ganadería pastoril desde muy pequeños productores. “La inmensa mayoría de ellos logran tener una ganadería a base de pastura natural, aprovechando la oferta ambiental, y por supuesto, tratando de cumplir con los estándares que internacionalmente se fijan para otras economías ganaderas que tienen corrales de engorde y que, en consecuencia, tienen que adoptar mejores prácticas. Las nuestras son aquellas que, naturalmente, se dan en el entorno rural”, afirmó.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.