Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El descubrimiento en este contexto favorecería entonces el panorama de venta, ya que, América Latina se constituye como la zona de mayor producción y consumo de este grano. Se estima que más de 45% de la producción mundial de fríjol proviene de la región.

En Colombia, el área sembrada con fríjol se ha incrementado en los últimos 5 años en 9%, con un promedio de 103.000 hectáreas sembradas, las cuales tienen rendimientos cercanos a 1,27 toneladas por hectárea.

“Teníamos la necesidad de investigar, debido a que el informe del cambio climático reflejaba que para 2.050 la temperatura va a incrementar en 2 grados, ante esto, con las variedades que están en el campo actualmente, perderíamos alrededor de 50% del área sembrada”, dijo José Polanía, investigador del programa de fríjol del Ciat.

El proceso investigativo consistió en tomar 1.000 líneas de fríjol y llevarlas a localidades donde la temperatura nocturna fuera cercana a los 25 grados centígrados. Polanía explicó que la zona ideal era Armero, donde la temperatura mínima está alrededor de los 23 grados junto con Santa Marta, que tiene alrededor de 24 grados centígrados.

“Sembramos el fríjol en parcelas pequeñas y vimos cuál de los cultivos producía este tipo de grano en esas condiciones. Fueron evaluaciones que se hicieron por cerca de 2 años. Después de valorar esas líneas, encontramos que 30 de ellas eran capaces de producir grano bajo condiciones de calor”, dijo el experto.

En Colombia es fundamental estar preparados para prevenir que el fríjol sea una de las primeras víctimas del cambio climático y el calentamiento global, por lo que el grano representa en la producción y venta local.

Según Henry Vanegas, gerente general de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce), en este último año, la producción fue de 128.000 toneladas. “El cultivo de fríjol en Colombia tiene rentabilidad del 30%, pero los costos varían con las zonas productoras”.

En términos de exportaciones, Colombia está cerca de las 600 toneladas anuales enviadas al exterior, estas se destinan a países como Estados Unidos; mientras que, el país importa aproximadamente de 29.000 a 30.000 toneladas al año. “Si elevan los niveles de producción en área sembrada, implicaría un aumento en la demanda de trabajo rural, incrementos de inversión y crecimiento económico”, dijo Vanegas.

Más inversión y ahorro
Uno de los beneficios de aumentar los niveles de producción nacional de fríjol es la ampliación de mercados, pues el grano podría llegar a otros países con mejores precios. Además, habría innovaciones en los procesos productivos que aumentaría la comercialización. También, un incremento del ahorro e inversión a corto plazo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.