Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mientas acuciosos enamorados de Estados Unidos compran millones de flores, rosas y rojas preferiblemente, para esposas, novias y pretendidas, en Colombia, los floricultores viven las dos caras de la moneda del día de San Valentín, que se cumple este jueves.

El país es uno de los principales proveedores de flores para el mercado de los enamorados en su día y aunque se trata de la principal temporada del año para los productores nacionales en ventas externas, con exportaciones de más de 500 millones de flores, la cosa no es color de rosa.

La buena cara de San Valentín representa de las ventas externas totales de los floricultores colombianos alrededor de 12%, lo que la hace, sin duda, en la temporada más importante para la comercialización de flores. “El 90% de las flores van para Estados Unidos. Las ventas se aumentan y también la demanda de empleos porque se requieren unos 10.000 sólo para atender esta fiesta que sirve para promediar el año y compensarlo con otras épocas de bajas ventas”, dijo Augusto Solano, presidente de Asocolflores.

La otra cara, la que no es tan buena, dice Solano, parte de que la gente considera que con San Valentín la floricultura soluciona todos sus problemas.

Pero no, agrega. Detrás de esa fiesta hay un esfuerzo grande, que en el caso de las rosas implica hacer el corte 90 días antes, pero los pagos de los compradores, casi todos comercializadores mayoristas e intermediarios, llegan entre 30 y 60 días después. Es decir, durante cerca de 5 meses los floricultores soportan la actividad de San Valentín sin ingreso y generando gasto. A esto se suman los riesgos que pasan por heladas aquí y nevadas allá. La una puede poner en peligro la producción y la calidad y la otra que los pedidos no lleguen a tiempo al comprador.

Y aún llegando a tiempo a los manos de los enamorados, a las flores les espera la competencia nada fácil, con chocolates, tarjetas, perfumes, licores y con las mismas flores ecuatorianas. “Los costos han subido tremendamente, mientras el reintegro por divisas disminuye año tras año por la revaluación. Con un retorno de $2.000 por dólar, se volvería a hablar de un negocio interesante”, dijo Mauricio Arenas, gerente de Agrícola El Redil.

La rosa roja es la preferida
Aunque la gente, los gustos y los tiempos cambian, el amor parece más tradicional que nunca. La rosa roja sigue siendo el símbolo máximo de los enamorados y sin duda lo que más sirve a la hora de expresar sentimientos y emociones. Por ello en la temporada de San Valentín, es sin duda, la flor más demandada y la que más gusta para enamorar. Pero también han ganado terreno los bouquets con combinaciones de rosas rojas y de otros colores, astromelias y claveles.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.