Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cerca de 40 municipios de Cundinamarca podrían registrar temperaturas mínimas y afectaciones por heladas según la alerta roja emitida por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam). La Unidad de Gestión pide a los agricultores que tomen medidas para no verse afectados.

Una helada ocurre cuando una temperatura es igual o menor a 0°C a 1.5 a 2 m sobre el nivel del suelo. Las noches de helada se caracterizan por presentar el cielo despejado y viento en calma y el mayor descenso de temperatura ocurre generalmente de las 4 a.m. y 6 a.m.

Ante esta situación, el director de la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres, Germán Ribero, recomendó a los agricultores, ganaderos y floricultores mantenerse atentos a la evolución de estas condiciones meteorológicas, ya que pueden presentarse heladas por el descenso de las temperaturas por debajo de los cero grados celsius, generando pérdidas económicas en el departamento.

Bojacá, Cajicá. Chía, Chipaque, Choachí, Chocontá, Cogua, Cota, Cucunubá, El Rosal, Facatativá, Funza, Fúquene, Gachancipá, Guachetá, Guasca, Guatavita, La Calera, Lenguazaque, Madrid, Mosquera, Nemocón, Sesquilé, Sibaté, Simijaca, Soacha, Sopó, Subachoque, Suesca, Susa, Sutatausa, Tabio, Tausa, Tenjo, Tocancipá, Ubaque, Ubaté, Villapinzón, Zipacón y Zipaquirá, son las poblaciones en riesgo.

Recomendaciones

La la Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres realizó las siguientes recomendaciones.

Al cultivar maíz que es susceptible a la sequía y a heladas, debe sembrarse en lotes bajos de las fincas o en aquellos con mayor facilidad de riego.

Para disminuir pérdidas en la germinación debe aumentarse la cantidad de semilla por hectárea, sembrar semilla certificada y de variedades mejoradas.
Para cultivos tradicionales se recomienda siembra a “chuzo”.

Para favorecer la humedad del suelo debe evitarse el sobrelaboreo del suelo optando por la labranza mínima o cero labranza o arar con cincel, incorporar residuos vegetales o materia orgánica al suelo, en sistema tradicional considerar el asocio con otros cultivos.

Para los cultivos de hortalizas (frijol, arveja, cebolla, habichuela, repollo, zanahoria, remolacha) se recomienda trasplantar en las últimas horas de la tarde, utilizar riego y mantener coberturas vivas y/o muertas en el suelo y hacer labranza mínima.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.