Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Molinos San Miguel es una empresa familiar que nació de la mano de Don Horacio Martínez, oriundo de Silos en el Norte de Santander. El empresario conoció el proceso de molienda de trigo en su lugar de nacimiento y en ese momento su idea fue la de permitirle a pequeños agricultores poder comercializar el trigo que producían. Hoy la empresa lleva más de 50 años funcionando, y se destaca por su alto nivel tecnológico, donde gran parte de sus procesos están totalmente automatizados. Cuentan con dos 2 plantas de procesamiento, una en Santa Marta y otra en Bucaramanga. En los últimos 6 años alcanzaron un crecimiento en producción cercano al 500%.

"La empresa tiene más de 50 años. El fundador de la empresa, Don Horacio Martínez, lamentablemente, ya falleció, él era originario de un pueblo llamado Silos en el Norte de Santander, donde se cultiva trigo y pudo conocer sobre el proceso de molienda. Don Horacio era comerciante, pensó en generar un mayor valor y oportunidades para sus coterráneos, esto sí, lograba transformar este cereal en productos de mayor valor agregado como la harina de trigo, para lo cual, requería molerlo o molturarlo y eso fue lo hizo, y dio pie a esta gran empresa.", comentó Enzo Galluzzo, director ejecutivo de Molinos San Miguel.

Don Horacio Martínez decidió radicarse en la ciudad de Bucaramanga y al poco tiempo, inició la molienda de este cereal de forma artesanal. El nombre de la empresa es debido al barrio San Miguel, lugar donde inicio operaciones la empresa.

Molinos San Miguel es una empresa orgullosamente familiar, gracias a que la esposa de Don Horacio y sus hijos han continuado adelante con su gran legado, permitiendo que esta crezca de forma importante, contribuyendo con el desarrollo del país. Aproximadamente hace 7 años inician la construcción de una nueva planta, un proyecto que venía acompañado, también, de silos de almacenamiento, todo esto, en la ciudad de Santa Marta.

"Nosotros hacemos esencialmente harina de trigo para pan, vemos entonces que, aunque el consumo de este producto se ha mantenido estable, hemos logrado captar grande parte del mercado a nuestras inversiones y modelo de negocio", aseguró. Un aspecto importante en este mercado es la materia prima, según lo comentó Galluzzo, más de 98% del trigo en Colombia es importado. "Todo el trigo que consume la industria para el procesamiento es importado, los principales orígenes son Estados Unidos Y Canadá", afirmó.

"Nosotros hacemos esencialmente harina de trigo para elaborar pan, vemos entonces que, aunque el consumo per cápita de este producto se ha mantenido estable, hemos logrado captar un mayor mercado gracias a nuestras inversiones y modelo de negocio", aseguró. Un aspecto importante en este mercado es la calidad de la materia prima, según lo comentó Galluzzo, gran parte del trigo en grano que se consume en el país es importado, pero toda la harina de trigo es producida en el país. Los principales orígenes del trigo en grano son Estados Unidos, Canadá y Argentina", afirmó.

En cuanto a su oferta de productos, Molinos San Miguel cuenta una línea familiar, una industrial y una de subproductos de la molienda de trigo, así como, comercializan otros ingredientes de panadería. Cabe resaltar que, generan alrededor de 40 empleos directos y más 100 empleos indirectos.

La empresa llega principalmente a dos clusters o segmentos del mercado; el industrial y el de consumo masivo. La fortaleza de Molinos San Miguel está en el industrial, el cual representa cerca de 94% de sus ventas. "Atendemos a clientes importantes como Bimbo, también hay que destacar que cerca de 15% de nuestra producción la exportamos", señaló el empresario.

Dentro de los aspectos que ha influido más en el crecimiento de Molinos San Miguel es su alto nivel tecnológico, así como, el conocimiento y la experticia de sus trabajadores sobre este negocio. "En Santa Marta tenemos la nueva planta que tiene alrededor de 7 años, es una edificación que fue construida con un moderno diseño sanitario y cuenta con dos líneas de producción, como mencionamos altamente tecnificadas. Solo una persona opera toda la operación productiva, es decir, el nivel de automatismo es bastante alto", dijo Galluzzo.

Según el empresario esto les permitió aumentar su participación en el mercado, obteniendo un crecimiento en la producción de casi 500% en los últimos 6 años. La empresa pasó de procesar 22.000 toneladas a más de 110.000 toneladas en ese periodo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.