En 2017, el sector agropecuario lideró el crecimiento económico del país. Las exportaciones crecieron 7,2% y nuevos mercados se abrieron a los productos del campo. Por todo lo anterior, las expectativas para este 2018 son altas y las universidades juegan un rol importante para mantener este crecimiento. 

En este sentido, la coyuntura actual que vive el país debe ser un impulso para que la academia potencie las investigaciones relacionadas al agro, así como también la capacitación de personal. 

Sin embargo, varios docentes de diferentes instituciones académicas estuvieron de acuerdo en  que es hora de que las investigaciones pasen del papel a la tierra, es decir, que las próximas inversiones sean en aplicabilidad. 

Para Claudia Aixa Mutis, miembro del Observatorio Rural de la Universidad de La Salle, las universidades colombianas tienen la “ciencia” en sus docentes investigadores, equipos para hacer investigación y la conciencia para ayudar, pero no hay recursos que permitan hacer investigación y aplicar sus resultados en el campo.

En este punto también está de acuerdo Deivis Suárez, agrónomo y docente de la Universidad Agraria, quien dice que la transferencia del conocimiento debe ser efectiva y eso se ve reflejado normalmente en la práctica de la tierra. 

Por otra parte, este año los académicos están expectantes por las leyes que beneficiarían al agro. Una de estas es la ley de innovación agropecuaria, que busca potenciar el desarrollo tecnológico local y mejorar la articulación entre los productores y las instituciones de investigación del país. 

En este aspecto, Jaime Bazurto, director del departamento de agronomía de la Universidad Nacional, indicó que las decisiones del Gobierno deben ir dirigidas al fortalecimiento del campo y al pequeño campesino, pues el sector crece por las pequeñas unidades de agricultura familiar. 

Por otra parte, Julio César Alonso, docente de economía del Icesi, expresó que el crecimiento del agro en el primer semestre de 2018 dependerá del comportamiento del fenómeno de La Niña y de que las inversiones en parte del sector estarán detenidas por la implementación de la Ley de Garantías, pero que el segundo semestre habrá un repunte.

Ley de innovación agropecuaria

El proyecto de ley que crea el Sistema Nacional de Innovación Agropecuaria partió de reconocer que los actores públicos del sector no logran articularse eficientemente en ningún nivel frente a la necesidad de innovar. El sistema ahora contará con instrumentos efectivos para mejorar su coordinación y efectividad, a la vez que articula los esfuerzos de investigación, educación y asistencia técnica integral.