Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Como ya es conocido, Colombia se acostumbró a vivir de paro en paro y el sector agro es uno de los más constantes en este sentido. Este año no fue la excepción, pues se presentaron varias protestas en el territorio nacional.

Es el caso del paro agropecuario llevado a cabo en octubre, el cual tuvo como argumento que el Gobierno no había cumplido lo acordado en huelgas anteriores, como la de 2013, que paralizó las carreteras en buena parte del país. Uno de los gremios que lideró la protesta fue el arrocero, que pedía mayores recursos de incentivos a la comercialización para absorber  la cosecha del segundo semestre. También se destacaron las movilizaciones de las dignidades agropecuarias, las cuales solicitaban renegociación de los TLC y contra las masivas importaciones de productos que afectan a los productores.

Al mes siguiente, los indígenas paralizaron las carreteras  por los incumplimientos del Gobierno. Más de 1.300 acuerdos firmados desde 1999 fueron el motivo de las protestas, en la que unos 15.000 indígenas y campesinos se reunieron para reclamarle al Gobierno Nacional el cumplimiento de lo firmado.

Después de 12 días de negociación, en la vereda Monterilla de Caldono (Cauca), ambas partes llegaron a unos acuerdos que se cumplirán en los 10 meses que restan de mandato del presidente Juan Manuel Santos. Dos puntos relevantes fueron “reconocer la gratuidad educativa a todos los niños indígenas que se encuentran bajo la modalidad de contratación, y el reconocimiento de la Universidad Autónoma Indígena Intercultural para el fortalecimiento de los programas de educación propia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.