De acuerdo con algunos cálculos elaborados por Fedesarrollo, los insumos (incluyendo semillas y agroquímicos) pueden representar la mitad de los costos de producción por hectárea en varios de los productos de la canasta familiar.

Particularmente, los productos agroquímicos y fertilizantes pueden llegar a pesar 35% del costo total de la producción por lo que es muy importante conocer su uso y para optimizar y reducir el riesgo de pérdida en los cultivos.

Lo primero que usted debe saber, es cuáles son los productos disponibles y para qué sirven. Hay dos grandes grupos: la materia orgánica, compuesta por los abonos; y los productos de la industria química básica, como son los plaguicidas, herbicidas y reguladores.

Germán Pastor, gerente general de Vía S.A, empresa que cuenta con siete registros ante el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), destacó el tamaño de los mercados de algunos de los insumos, no solo para prevenir plagas, sino para ayudar al cuidado de los alimentos.

LOS CONTRASTES

  • Augusto SolanoPresidente de Asocolflores

    “Gracias al monitoreo de plagas, prácticas culturales, controladores biológicos y bioinsumos, en 20 años ha disminuido 43% el uso de plaguicidas”.

De acuerdo con el ICA, en 2015, el país logró una producción de 50,9 millones de litros y 24,5 millones de kilos de plaguicidas, con los herbicidas como el producto que más se produce al interior del país. En contraste la importación de plaguicidas en ese mismo año fue de 43,3 millones de litros y 34,7 millones de kilos, lo que evidencia una tendencia del sector a depender de las importaciones.

El uso de estos productos es de vital importancia en algunos tipos de cultivos, como es el caso del arroz, la papa, las flores y los bananos, que tienen altos consumos de plaguicidas. Sin embargo, Augusto Solano, presidente de Asocolflores, explicó que “gracias al monitoreo de plagas, prácticas culturales, controladores biológicos y uso de bioinsumos, en 20 años se ha disminuido en 43% el uso del ingrediente activo de plaguicidas químicos”.

En relación a los costos, Pastor indicó que, “por ejemplo en papa, estamos hablando de un costo de cultivo de $12 millones, de las cuales en semilla se invierte $1 millón, y requiere de entre nueve a 12 aplicaciones, que cuestan $2,5 millones”.

Otros productos como el arroz, requieren una inversión igual ($2,5 millones), pero el peso de los insumos es mayor, pues la producción por hectárea es de $7 millones en promedio.

Sin embargo, Alejandro Sáenz, director de Desarrollo de Negocios de Sáenz Fety, consideró que la optimización de costos comienza con las semillas. “Si la semilla es mala, se van a usar más agroquímicos. Con una buena semilla se usan menos químicos y es bueno para el agricultor y para el consumo”, indicó.

“Estamos trayendo nuevos productos  al mercado local”

Germán Pastor, gerente de Vía, explicó como es el mercado de los productos agroquímicos en la región cundiboyacense y las expectativas de crecimiento para este año.

¿Cuánto mueven los agroquímicos?

El país maneja un mercado de US$600 millones, sin contar fertilizantes. Los productos que más consumen para la protección del cultivo son arroz, la papa, las flores y el banano.

¿Cuál ha sido el crecimiento de su compañía?

En 2008 comenzamos a sacar registros propios para Cundinamarca y Boyacá, con productos muy específicos, como fungicidas protectantes para papa y hortalizas en general. Luego salió un herbicida especial para zanahoria, cilantro u soya. Luego salió un glifosato y otros productos.

¿En qué otros productos se enfocan?

Hemos tenido incursiones en otros sectores como el arroz. Vía va creciendo en esa propuesta, va apuntando a crecer. En 2015 hubo crisis por la devaluación del peso, estamos tratando de traer nuevos productos y hacer nuevas alianzas.

¿Qué tamaño tiene su empresa?

Somos 27 socios, 20 socios principales y siete minoritarios, son los 20 distribuidores más grandes de agroquímicos de Boyacá y Cundinamarca, hemos tenido participaciones de 3% del mercado total de los dos departamentos.

¿Cuántos registros tienen?

Tenemos siete registros son propios, estamos tratando de hacer importaciones. El año pasamos vendimos $2.500 millones y este año apuntamos a lo mismo. Los registros del ICA dan la titularidad de la marca para importar y vender.

¿Dónde quedan los fertilizantes?

Los fertilizantes son un mercado a parte, se maneja básicamente para los cultivos, que lo tienen pocas empresas y en grandes volúmenes. Todos los demás son de protección de cultivos, desde el control de plagas y enfermedades además de fertilizantes fóliales. Esto es la protección de cultivos.

¿Cuánto pesan los plaguicidas en costos?

En cultivos de papa, que cuestan cerca de 12 millones por hectárea, los productos de protección suman $2,5 millones. En otros, como el arroz, pueden valer lo mismo, pero como el cultivo es más barato, pues vale $7 millones, el peso es más alto.