Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Aunque se trata de una importación representativa, los arroceros no ven una amenaza latente para el sector por un posible desplome en los precios, debido a que en Colombia no hay sobreoferta de arroz. Por ello el gremio espera estabilidad en las cotizaciones, entre otras cosa, porque ese contingente debe ser subastado, es decir, con él se quedará el de la mejor oferta.

Pero el desafío está por venir. El arroz importado de Estados Unidos (por fuera de ese contingente) entra con el 80% de arancel y esa gabela la tienen los arroceros nacionales por 6 años. A partir de ahí empezará a bajar gradualmente el impuesto hasta llegar a cero en el año 19.

'Ahí sí empezará el libre comercio. Tenemos 6 años de mucha estabilidad y luego vamos a tener 19 años para hacer los ajustes y volvernos competitivos y eficientes', dijo el director de la División de Investigaciones Económicas de Fedearroz, Néstor Gutiérrez.

En este sentido, el gremio arrocero trabaja en planes específicos: uno tecnológico y otro de comercialización.

El primero es la adopción masiva de tecnología que permita bajar los costos del renglón en el plazo de los 6 años que tiene para prepararse. Se espera subir los rendimientos en 20% y en 2 toneladas por hectárea.

El otro frente de trabajo busca diversificar los mecanismos de comercialización. Por ello el gremio arrocero está estructurando la instalación de plantas para secar y almacenar el alimento de tal forma que le permita al productor tener un margen de entre 6 y 8 meses para vender el arroz. Hoy lo debe hacer antes de 24 horas porque de lo contrario se daña.

'Si se puede secar y almacenar se dan otras oportunidades de negociación como ir a la bolsa', sostuvo. La idea es instalar 3 centros de secamiento ubicados en Meta, Casanare y Tolima. Cada planta puede costar unos $1.500 millones.

Hay incertidumbre por el contingente que entra
No todos los arroceros son optimistas frente al acuerdo. 'Estamos a la expectativa y hay un futuro incierto por el contingente que va a entrar del TLC y las importaciones que pretende hacer el Gobierno desde Ecuador o Perú. Muchos están en ´stand by´ a ver si siembran o no. De todas formas, el agricultor tiene fe de carbonero, que en este caso es de arrocero', dijo el productor Julio César Cortés.

El presidente de la Junta Directiva de Fedearroz, José Eduardo Velandia, señaló que el contingente previsto de Estados Unidos es el consumo de los colombianos de un poco más de 15 días, por ello no cree que repercuta en los precios del mercado. 'Más preocupante es el contrabando', dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.