Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

A raíz de la cuarentena, las aplicaciones que buscan llevar los productos del campo a las mesas de los colombianos con precios competitivos y dignificando el trabajo de los agricultores han tenido un boom. Juan Pablo Pineda, CEO de Plaz, habló sobre cómo ha crecido esta app en este periodo, cómo ha cambiado el consumo y los retos del agro.

Una de las sorpresas del primer trimestre fue el crecimiento de 6,8 del PIB agropecuario, ¿lo veían venir?
Yo sí lo veía venir porque hay indicadores que te dicen a dónde va el agro. El primer trimestre, antes del covid, los créditos agropecuarios estaban fluyendo muy bien, los comercializadores estaban haciendo inversiones, y si dinamizas la comercialización jalas la producción nacional. Más aun cuando tienes un dólar a $4.000, como el primer trimestre, nos volvimos 27% más competitivos, que fue la devaluación del peso frente al dólar.

¿Cómo ven este trimestre?
Ese crecimiento va a seguir, no tan acelerado y con picos pero va a seguir, y se va a aplanar, según estudios, en el primer trimestre de 2021, y se va a poner más cercano al crecimiento de la economía, aunque va a estar por arriba. Creo que hay una oportunidad de oro para tener una política anticíclica en el sector agropecuario: el agro no necesita un salvavidas, sino una inversión para meterse en la ola del desarrollo y en la del crecimiento.

¿Cómo ha cambiado el consumo de productos agrícolas en la cuarentena?
Después del 13 de marzo tuvimos un crecimiento exagerado por el miedo al desabastecimiento en la última semana de marzo. En abril se mantuvo en esos niveles y en mayo ha venido cayendo a niveles normales, pero la base de clientes y ventas quedó arriba.

¿Cuáles son los productos que más han crecido?
Los cítricos se están consumiendo mucho porque se asocian con la vitamina C. Están creciendo las frutas, mucho más que legumbres y especies, champiñones, fresas y espárragos a pesar de que son importados.

¿Cómo han visto el abastecimiento?
No hay desabastecimiento, lo que estamos viendo es una reorganización logística por el covid, que sin duda llegó para quedarse, por ejemplo en todo lo que tiene que ver con las disposiciones en Corabastos, donde ya no pueden entrar minoristas.

¿Qué tanto han fluctuado los precios durante el aislamiento?
El mensaje de la SIC contra la especulación hizo efecto. La tercera semana de marzo había precios que subieron hasta 600%, por lo que nuestra decisión corporativa fue no llevarle esos productos a los clientes y explicarles la razón, para no hacer juego a la especulación. Muchos compradores tomamos la decisión de hacer eso y ayudó, porque este no es solo un trabajo del Gobierno sino también de los comercializadores.

¿Cómo fijan los precios en la aplicación?
Nuestros costos son mucho menores a lo que sería tener alquilado un local, somos mucho más competitivos en costos que los que no operan en la virtualidad. Al tener menores, podemos ofrecer un mejor precio costo-beneficio.

¿Cómo ha sido su crecimiento durante la cuarentena?
Nuestro ticket promedio se elevó 15%. En el canal hogar crecimos, de la segunda semana de marzo a la primera de abril, 1.300%. Después, a final de abril crecimos otro 90%, manteniendo la base, y mayo ha venido decreciendo, estamos manteniendo la base de clientes y ventas. Duplicamos la bodega y sextuplicamos la flota de camiones. Ahora estamos más estables, pero de esa subida estamos manteniendo 70% del pico, y esperamos seguir creciendo a tasas más estables, siempre en doble dígito por encima de 30% en los dos canales.

¿Cuál es el mayor reto del agro en el país?
Hay varias cosas: dinamizar el crédito agropecuario en los tres niveles, grandes, medianos y pequeños; trabajar en temas logísticos y rebajar la operación de las centrales de abastos; y dar asistencia técnica, y con esto, me refiero a actualizar las técnicas y el conocimiento del sector para cada uno de los productos.
Aunque, sin duda, lo más disruptivo de todo sería enseñarle a los productores a generar valor agregado, más allá de la entrega de un producto. A esto yo lo denomino “ponerle la minifalda al agro”, y lo explico con un ejemplo. Si los productores de piña, en lugar de venderla por toneladas, la seleccionan por tamaño y la ponen en cajas, es decir, la seleccionan y la encajan, pueden generar un valor hasta 30% superior. Eso no es difícil, y los productores saben hacerlo, entonces hay que enseñarles a generar ese valor agregado para ser más competitivos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.