Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La empresa química alemana Basf, a través de su modelo de negocio social integral ‘Algodón, fibras del corazón’, mejoró la vida de 200 familias dedicadas al cultivo de algodón en Tolima y Córdoba, pues se redujo en 262% el costo de la mano de obra por la tecnificación que implementó en esas regiones.

Este programa incluyó planes de capacitación para pequeños algodoneros e implementaron tecnología en sus negocios para mejorar las condiciones de vida e incrementar sus ingresos. La productividad de los lotes pilotos aumentó cerca de 20% y entregó en préstamo de uso cuatro máquinas fertilizadoras y cuatro fumigadoras a cada una de las agremiaciones.

Carolina Vargas, consultora de sostenibilidad y relaciones gubernamentales de Basf, aseguró que la iniciativa busca incentivar a los agricultores para impulsar el campo colombiano y la industria en general.

“Además de las máquinas, Basf obsequió elementos de protección para la fumigación y otras herramientas esenciales para cuidar al agricultor mientras realiza su trabajo. Adicionalmente se brindó una asesoría integral en el manejo adecuado del cultivo, a través de buenas prácticas agrícolas De esta manera, les enseñamos la importancia de cuidar su salud mientras realizan su trabajo. Esto significa mejorar su calidad de vida”, agregó.

Colombia ocupa el puesto 37 en producción en el plano internacional de los 100 países que producen este cultivo, el cual es liderado por Chinan India y Estados Unidos. A nivel regional está en el puesto 7. Según las Naciones Unidas 350 millones de personas desarrollan actividades relacionadas con el algodón y 100 millones de familias agricultoras trabajan con este producto

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.