Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La prohibición de China de comerciar animales salvajes está afectando a los granjeros que crían animales para obtener carne, lo que subraya la dificultad de frenar un mercado que, según las autoridades, fue la causa del coronavirus que ha matado a más de 2.000 personas en el país.

Yang Lihua, un agricultor en la provincia de Jilin, en el noreste de China, dijo que las autoridades locales le han prohibido a ella y a su pueblo vender venados que crían en sus patios traseros.

Los científicos dicen que el coronavirus saltó de animales a humanos y que la epidemia actual puede haber comenzado en un mercado en Wuhan que vendía mariscos y carnes exóticas. Se culpó al consumo de civetas por el brote de Sars en 2003.

El máximo órgano legislativo de China reaccionó la semana pasada prohibiendo todo el comercio de animales salvajes, causando confusión sobre cómo las autoridades locales definirían qué es un animal salvaje.

"Hemos estado criando venados por más de 30 años", dijo Yang por teléfono desde el condado de Luxiang, que significa Deer Town en chino. "¿Qué vamos a hacer para vivir?"

Ella dijo que su pequeña parcela de tierra no puede mantener a la familia de cinco personas sin los 200.000 yuanes que su rebaño de 50 venados trae cada año. Los venados se sacrifican para carne y las astas se usan en la medicina tradicional china.

La forma en que el gobierno define un animal salvaje se ha convertido en una preocupación clave para muchas granjas, dijo Lin Guofa, analista senior de Bric Agriculture Group, una firma de consultoría agrícola con sede en Beijing.

Serpientes y Cocodrilos
La cría de algunos animales "especiales", como serpientes y cocodrilos, está permitida en el país y miles de familias rurales crían codornices, faisanes, conejos, palomas y ciervos como la principal fuente de ingresos, dijo Lin.

China limpiará la cría "artificial" de animales salvajes y cerrará todos los mercados ilegales de animales salvajes, dijo el jueves Wang Weisheng, funcionario de la Administración Nacional Forestal y de Pastizales, en una conferencia de prensa.

La administración pidió a los gobiernos locales que cerraran todas las granjas de reproducción artificial y que evaluaran la salud de los trabajadores en unas 2.800 granjas que crían ratas y tejones de bambú, que podrían portar el coronavirus, dijo Wang.

El ministerio de agricultura actualizará la lista de animales que se pueden comer, incluidos los que han sido criados durante años, dijo Han Xu, un funcionario del ministerio, en la conferencia de prensa.

La actual Ley de Protección de la Vida Silvestre, que prohíbe la venta de especies en peligro de extinción, no cubre a todos los animales salvajes.

Han no respondió las preguntas de los periodistas sobre si la prohibición incluirá tortugas y cocodrilos, que han sido criados en el país durante años. Anteriormente, un funcionario del máximo órgano legislativo de China dijo a los medios estatales que se permitirá la venta de peces silvestres, junto con el intercambio de palomas y conejos criados.

Wang dijo que la demanda de animales salvajes se debe a hábitos alimenticios poco saludables entre algunos consumidores.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.