Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), cada año se desperdicia en el mundo una tercera parte de los alimentos aptos para nuestro consumo, y no solo se trata de comida, también perdemos todos los recursos naturales utilizados en su producción. Es por esto que reducir el impacto es responsabilidad de todos.

Según la organización, 1.300 millones de toneladas, es decir, 1/3 de la comida termina en la basura y con ella, todos los recursos naturales que se destinan para producirlos. Esto se debe a que compramos más de lo que vamos a cocinar y servimos más de lo que podemos comer. Además, durante las cadenas de producción y transporte se pierden alimentos también. Entender que optimizar los procesos tanto en la producción como en el consumo es el primer paso para evitar tanto desperdicio.

"Para entender el enorme impacto que representa el desperdicio de alimentos en nuestros recursos, basta con revisar las cifras reveladas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO): utilizamos el 69% del agua, el 40% de la tierra y el 30% de la energía para obtener nuestra comida. Sin embargo, las pérdidas equivalen a desperdiciar el total cultivado en una extensión de territorio del tamaño de India y Canadá, dos de los países más grandes del planeta", asegura la WWF.

Ahora bien ¿qué pasaría si cambiamos nuestros hábitos y no desperdiciáramos 1/3 de los alimentos que se producen? En materia de recursos naturales se salvarían casi 19.000 km2 de bosques, no se gastarían 250 billones de litros de agua al año y evitaríamos emisiones de metano. Igualmente, se podría alimentar a los 800 millones de personas que viven en pobreza extrema.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.