Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

“Se está muriendo la palma en Colombia”, afirmó José Gregorio Díaz Calderón, gerente de Palmeras Alamosa y productor en el departamento del Cesar.

Y es que las quejas de los palmicultores han venido creciendo drásticamente durante este año. Solo para mostrar un ejemplo, en el departamento de Cesar, las cifras de pérdidas son alarmantes. De acuerdo con la Federación de Palma de Aceite (Fedepalma) en esta zona del país hay 85.990 hectáreas sembradas de este producto, de las cuales alrededor de 12.000 o 16.000 se pueden llegar a perder.

Para conocer más sobre los problemas que la palma, Agronegocios habló con Díaz Calderón, quien dio a conocer las dificultades por las que pasa estos cultivos y dio algunas recomendaciones para lograr mitigar el impacto de la sequía en el país.

¿Qué está pasando con la palma?
En estos momentos se está muriendo la palma en Colombia, estamos en una coyuntura de fenómenos climáticos bastante adversos a las condiciones ideales del cultivo. En el Cesar se ha visto un impacto bastante grande en el rendimiento de la palma.

¿Esto a qué se debe?
Principalmente a la sequía, llevamos tres años con déficit hídrico. No ha llovido la cantidad necesaria para que la planta realice su ciclo productivo.

Si son tres años, no solo es por el fenómeno de El Niño
Sí. La verdad yo creo que la naturaleza nos está cobrando el pésimo manejo de las cuencas hidrológicas. Es un problema de todo Colombia, pero los que estamos más al norte del país somos los que más hemos sentido el impacto. En mi opinión hemos llegado a esto por el desorden en actividades agropecuarias licitas e ilícitas en zonas como la Sierra Nevada, minería ilegal y otra serie de actividades que han acabado con los ríos.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?
Las consecuencias ya las venimos viviendo de años atrás, básicamente es una caída en el rendimiento y pérdida de hectáreas. De las 86.000 hectáreas que hay sembradas en el Cesar, se pueden llegar a perder entre 12.000 y 16.000.

¿Cuántas familias se verían afectadas?
Pues en términos de empleo se puede decir que cada 10 hectáreas se produce un empleo. Esto sería un impacto social grande por el número de terreno mencionado anteriormente que se puede ver afectado.

¿Quiénes son los más afectados por este fenómeno?
Los más afectados pueden ser los pequeños productores. 

¿Por qué?
Porque tienen menos capacidad para mantenerse en esta sequía.

¿Qué estrategias se pueden utilizar?
En realidad los reservorios de aguas son los ideales, pero muy pocos tienen la capacidad de tener algunos. Además, necesitamos del apoyo del Gobierno con políticas para los agricultores de la zona.

¿Cuál sería el camino?
Por medio de la tecnificación, buscar modelos que mitiguen el impacto del cambio climático. Trabajar de la mano con universidades y ministerios para que se implementen nuevas estrategias y con eso ayudar a todos los palmicultores. El camino es la investigación.

¿Qué se espera para 2016?
Los palmeros tendrán fruta para este segundo semestre y podrán repuntar en sus ciclos económicos y financieros, pero no va a ser lo mismo que antes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.