Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Las exigencias de las personas por consumir productos más naturales, así como la búsqueda de una mayor economía en la canasta familiar, han impulsado los cultivos de verduras en lugares poco acostumbrados, como los hogares.

Prueba de ello y como método innovador en cuanto a espacio y estrategia, han aparecido los sistemas de hidroponía, que son aquellos que permiten cultivar verduras como la lechuga a través del agua proveniente de la cría de peces o peceras, y que utilizan 80% menos agua que la agricultura tradicional.

Para implementar este tipo de cultivo, se necesita, un recipiente para los peces, lecho hidropónico y semillas o plántulas de lechuga. En cuanto al equipo, una bomba de aire, filtro mecánico; biofiltro; bomba de agua y líneas de suministro de agua completarán la operación.

“Una de las ventajas de este cultivo es que no requiere fertilizantes; se puede hacer con luz artificial y tampoco necesita recambio de agua, ya que las plantas le permiten purificar el agua del sistema. La lechuga al ser una hortaliza de rápido crecimiento tiene una rentabilidad de casi 110% en estos sistemas. En cuanto a los costos, las semillas de lechuga están disponibles desde los $4.500, a partir de allí el trabajo se hace a través de los peces”, explica Mario Viña, agrónomo y profesor de la Universidad de Córdoba.

En cuanto al mantenimiento de este sistema, se realiza de la misma forma en la que una pecera convencional, es decir, se debe alimentar diariamente a los peces, regular el Ph del agua y limpiar y rellenar el estanque con agua reposada para no dañar a los peces.

Pixabay

El mantenimiento e inversión de este sistema, se realiza de la misma forma en la que una pecera casera convencional.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.