Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Con el lema “Más comida en los comedores, menos en los contenedores”, el Banco de Alimentos en el mercado mayorista de Bogotá Corabastos, reportó positivo balance.

Su función desde hace seis años y medio es rescatar frutas, verduras y tubérculos, etc., que son donados por comerciantes mayoristas para ser entregados a entidades de trabajo social, como fundaciones legalmente constituidas.

Inicio su trabajo social en el año 2016, rescataron 781.358 kilos de alimentos, para el 2017 aumentó en 922.788 más que el año anterior. En el 2018 la cifra se elevó a 2,24 millones y en el 2019 el número de kilos de productos fue de 2,31 millones.

En el 2020 y 2021, fueron los dos años que más recibieron productos, 3,98 millones de kilos y 3 millones respectivamente. En lo corrido del presente año han recibido donaciones en kilos de 933.135. Plátano, papa común y criolla, cebolla, zanahorias, tomates, pepinos, yuca, remolacha, etc., son las diferentes clases de productos que recibe del comercio mayorista y minorista.

El personal del Banco empieza temprano su operación, a las seis de la mañana, recorren las diferentes bodegas del mercado mayorista. Cuando un comerciante ve que el producto que tiene, presenta alto grado de humedad, o de maduración lo dona al banco para que este alimento no se pierda.

Este trabajo de lunes a domino, es arduo, pero que trae mucha satisfacción, cuando un comerciante dona producto para ser entregados a población vulnerable, es el resultado de un trabajo social. El banco pertenece a la Arquidiócesis de Bogotá, lo dirige el padre Daniel Saldarriaga.

El modelo del Banco ha sido replicado en las centrales mayoristas de Villavicencio y Bucaramanga. Su labor social traspasó fronteras y hoy el modelo se aplica en países como: Ecuador, Argentina.

Para el comercio mayorista, tener dentro de Corabastos esta entidad es bastante positivo, porque a veces las frutas se maduran rápido o llegan verduras con alto grado de humedad caudado por el invierno, es preferiblemente donarlo y no como se hacía antes, votarlos a los contamines de la basura. Ahora bien, las personas que donan producto tienen beneficios tributarios.

Los productos que donan los comerciantes, son sometidos a una transformación para mejor la calidad, se lavan, se limpian, se empacan, es decir alarga el ciclo de vida del alimento que será entregado a instituciones que pagan un porcentaje bajo, como por ejemplo $100 por kilo.

Gracias a Corabastos, el banco tiene su centro de acopio en la bodega 15 local 17. Sitio donde ha mejorado la calidad de la operación en la lucha contra el desperdicio de alimentos, permitiendo desarrollar unas tares de manera más eficiente y garantizadas.