Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con las floraciones registradas en el segundo semestre de 2016, a partir del mes de marzo se inició la recolección de café, que para algunas zonas del país es la cosecha y para otras es la traviesa. Independiente de cuál de las dos sea, la etapa de recolección y beneficio define en gran medida la rentabilidad que obtengamos, razón por la cual debemos preparar todo para esta labor. 

Un descuido o algo que nos haga falta durante esta etapa, afecta directamente la calidad y la rentabilidad. Estas son algunas etapas y actividades para las cuales nos debemos preparar antes de la cosecha.

EQUIPOS Y MAQUINARIA

Despulpadora: conocida como la registradora o la reina de la empresa cafetera, nuestra mejor aliada, pues por ella pasan absolutamente todos los frutos de café por los cuales hemos trabajado durante las etapas del cultivo. Nuestra mejor aliada cuando está funcionando bien, pero si presenta fallas se puede convertir en nuestra peor enemiga. 

Siempre antes de iniciar la cosecha y la traviesa, debemos hacerle mantenimiento preventivo, de ser necesario cambiar las piezas que se deban reemplazar, realizar el engrase donde se requiera, estar muy atentos del estado de la camisa, del pechero. La despulpadora debe estar funcionado perfectamente, de no ser así, puede morder los granos, botar café a la pulpa, pulpa a la masa de café despulpada, mejor dicho, por donde se analice genera defectos en el grano que afectan directamente la calidad del café y por ende nuestros ingresos económicos. 

Tolva: en excelentes condiciones de aseo, que no presente daños donde se nos puedan quedar frutos. Recordemos que para el manejo de la broca, Cenicafé recomienda ponerle una tapa de plástico impregnada de pegante para atrapar las brocas y evitar que se regresen a los lotes. 

Tanques: sea para realizar fermentación natural o beneficio ecológico de subproductos, las condiciones de aseo deben ser perfectas. Revisar muy bien que no se presenten fugas de granos y siempre utilizar agua limpia para cualquier proceso.

Secado: natural o mecánico, para ambos casos evitar cualquier riesgo de contaminación, de re humedecimiento, controlar la humedad final del café la cual debe estar entre 10% al 12%.

Cocos recolectores y estopas: tener las suficientes antes de iniciar la recolección. Aunque esto suene obvio, lo digo porque he visto problemas en el momento de la recolección por no tener las suficientes y la dificultad de conseguirlas cuando se necesitan.

MANEJO DE SUBPRODUCTOS

Uso racional del agua: lo logramos implementado las tecnologías recomendadas por Cenicafé de acuerdo al tipo de caficultura que tengamos. Eso sí, por ningún motivo podemos contaminar nuestras fuentes hídricas, utilizar solo el agua necesaria.

Fosa techada: esta es una de las prácticas que mayor contaminación genera si no se maneja correctamente. Además, hemos encontrado que muchas veces pasa que la capacidad de la fosa no alcanza a suplir las cantidades producidas, por lo que se pone la pulpa al sol y al agua, o peor aún, se vertida a las fuentes hídricas, perdemos por lado y lado, tanto por desaprovechar las grandes bondades que nos da la pulpa como por la contaminación que generamos. 

RECOLECCIÓN

Para evitar los granos mordidos y que se generen defectos en taza como la astringencia, solo debemos recolectar frutos maduros. No dejar frutos sin recolectar para evitar problemas de broca. Además, recordemos que el cultivo del café se da grano a grano, pero que grano que falte, es dinero que estamos dejando de recibir. 

Tengamos en cuenta que todo lo que hacemos en nuestro sistema de producción es para llegar al punto de la recolección y el beneficio, actividades que me definen en gran medida la calidad del café que voy a vender y que ésta puede afectar de manera positiva o negativa nuestros ingresos económicos, y ahí si como dice el dicho, más vale prevenir que curar y en el tema de la cosecha cafetera este dicho aplica muy bien. 

La invitación a todas las familias caficultoras del país es a que nos alistemos para la cosecha y minimizar los riesgos que se nos puedan presentar, pues esta es también una forma de obtener una mayor productividad y una mejor rentabilidad de nuestro negocio cafetero.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.