Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un área natural protegida es un pedazo del territorio nacional (terrestre o acuático) cuyo fin es conservar la biodiversidad representativa de los ecosistemas para asegurar el equilibrio de las especies de flora y fauna que en él habitan. Colombia tiene más de 30 millones de hectáreas de áreas protegidas. Pero, ¿cómo se determina si un territorio puede ser designado con esta categoría de conservación?

De acuerdo con la WWF, la Ruta para la Declaratoria es el proceso con el que se determina si un territorio puede ser área protegida. Para esto tiene en cuenta tres factores: el valor ecológico, el valor ecosistémico y el valor cultural.

A valor ecológico se refiere como los altos índices de biodiversidad o hábitat de especies endémicas (que solo existen en un lugar) o especies amenazadas. El factor ecosistémico alude a si el territorio que se quiere declarar provee servicios naturales para el bienestar humando. El valor cultural es la relación con algún grupo étnico o su importancia arqueológica o histórica.

Una vez identificados estos factores, la ruta tiene tres fases. La primera es encontrar el porqué debe ser un área protegida y socializar la iniciativa con la comunidad. El segundo paso se llama apresamiento, es decir, recopilar la información del territorio, delimitar el área y definir su categoría de conservación. Por último es la declaratoria, donde se crea el documenta que declara el área como protegida.

En estos territorios declarados como áreas protegidas se pueden realizar actividades de preservación, restauración, generación de conocimiento, uso sostenible y disfrute.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.