Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Al parecer, no hay más que malas noticias en el país agrícola estadounidense. Los precios de la soja han caído. El maíz también está muy por debajo de sus máximos, al igual que el trigo. Luego está la guerra comercial con China, que les ha costado a los agricultores el acceso a uno de sus mercados más grandes, y las lluvias de primavera ininterrumpidas, que inundaron los campos.
Pero hay un punto positivo: el guisante. Considerado por mucho tiempo como algo plantado para ayudar con la rotación de los cultivos por los agricultores, la pequeña leguminosa se ha visto repentinamente arrastrada a la locura de la proteína alternativa alimentada por productos como los de Beyond Meat Inc. e Impossible Burger.

Los precios se están moviendo al alza, alentados también por la creciente demanda de los fabricantes de alimentos para mascotas, y los productores en EE.UU. y Canadá ahora se apresuran a poner más guisantes en el suelo; incluso aquellos que están un poco desilusionados con todo el movimiento vegetariano que está impulsando la demanda, como Tony Fast. La meta de Beyond Meat de ayudar a los humanos a cortar el consumo de carne "no me interesa en absoluto", asegura Fast. "Soy un tipo tradicional de carne y proranchero".

Pero con la débil demanda para los cultivos que ha estado sembrando durante años –la alfalfa para uso en la alimentación del ganado y el trigo–, Fast ha recurrido al mercado de los guisantes con posibilidades de crecimiento rápido. En su granja en el noreste de Montana, el estado con mayor cultivo de guisantes en EE.UU., aumentó sus plantaciones de leguminosas en aproximadamente 20%, para un total de 1.800 acres, esta temporada. El próximo año, podría sembrar 2.000 acres.

"Al principio no lo vimos como un generador de dinero, simplemente hizo que la granja fuera más sostenible", dijo Fast por teléfono. Pero eso está cambiando ahora que sus guisantes se acercan a los US$5 por fanega, en comparación con los US$2,80 de hace unos años, lo que difícilmente era un precio de equilibrio.

Las empresas basadas en plantas han existido durante décadas, pero los productos estaban dirigidos a veganos y vegetarianos, un mercado pequeño, según Greg Wank, líder de alimentos y bebidas en la firma de consultoría y contabilidad Anchin, Block & Anchin LLP, con sede en Nueva York. Ahora que incluso los consumidores de carne están tratando de obtener más de su proteína de fuentes alternativas, la demanda está despegando, como demuestra el sorprendente debut de Beyond Meat. Las acciones han subido alrededor de 500% desde que comenzaron a cotizarse en mayo.

"Es el lugar correcto y el momento adecuado", asegura Wank.

Algunos agricultores están listos para dar la bienvenida a los cambios que están marcando el comienzo de ese crecimiento en la demanda. Incluso el secretario de Agricultura de EE.UU., Sonny Perdue, un autodeclarado consumidor de carne, no fue inmune al atractivo de una hamburguesa vegana en una reciente visita a la sede de Impossible Foods Inc., donde dijo que el producto insignia de la compañía sabía "muy bien".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.