Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En la actualidad existen algunos mecanismos que permiten tener un constante flujo de agua en los cultivos y garantizar así este recurso vital para las actividades agrícolas. Es el caso de los pozos profundos.

“Los pozos profundos son una perforación mecanizada que se hace en el subsuelo con el fin de buscar aguas subterráneas, normalmente estas perforaciones tienen una profundidad igual o superior a los 30 metros, todo depende de la profundidad del manto freático o los ‘ríos’ subterráneos que se encuentran en el subsuelo”, explicó Deivis Suárez Rivero, ingeniero agrónomo Coordinador de Investigación de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Básicas de la Uniagraria.

Esta perforación va revestida de una tubería metálica con el fin de impedir un derrumbe, dicha tubería es ranurada en su parte inferior para que el acuífero aporte con agua y pueda ser extraída mediante bombas de distintos accionamientos.

Por otro lado, Mauricio Riveros Atterbo, gerente comercial y de exportaciones de Tubrica agregó que, “la aplicación principal de estos pozos en la agricultura es la captación de aguas subterráneas para posteriormente ser utilizadas en el riego de los diferentes cultivos, así como también pueden ser utilizados como fuente de agua potable para el consumo humano”.

De ahí que, el uso de los pozos profundos para la implementación de sistemas de riego cada vez sea más común, ya que representa una solución integral y económica para los agricultores y una alternativa para mitigar la sequía. 

“Una de las principales razones por las que se construye un pozo es porque son una buena solución para temporadas secas y porque constituyen soluciones económicas en la captación del agua”, dijo Riveros.

El uso de pozos profundos garantiza entonces que en zonas donde no se encuentran aguas superficiales se puede tener disponibilidad de agua constantemente, no solamente para los diferentes cultivos sino también para el consumo humano y de los animales. 

“La cuarta parte de agua potable o agua dulce se encuentra en el manto freático y lamentablemente esto aún está siendo muy poco explotado”, indicó el ingeniero agrónomo. 

Estudios de suelo son esenciales 

Para la preparación de un pozo profundo que más adelante se va a utilizar para la implantación de sistemas de riego, Mauricio Riveros, recomendó tener en cuenta como primera medida los resultados de los estudios del suelo donde se identifican los estratos permeables en la parte que están los acuíferos “y a partir de allí se diseña el pozo en secciones ranuradas (usando tubería con ranuras) que se traduce en la zona de captación de agua y tuberías ciegas ( tuberías sin ranuras) que serían utilizadas en los tramos donde no se encuentra paso de agua, así mismo en estratos impermeables como arcillas expansivas para que la vida útil sea más extensa.

La opinión

Mauricio Riveros
Gerente Comercial de Tubrica
“la aplicación principal de los pozos profundos en la agricultura es la captación de aguas subterráneas para luego ser utilizadas en el riego”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.