Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Existen diferentes alternativas que pueden ayudar a las personas que trabajan en la industria equina a tener un cuidado riguroso y correcto de sus ejemplares. Si bien la medicina tradicional no puede ser reemplazada en su totalidad por estas opciones, son complementarias y ayudan a tener un manejo óptimo de la salud del animal.

Ese es el caso de la homeopatía equina, que tiene grandes resultados en el tratamiento de algunas lesiones, heridas y enfermedades en los caballos. Este método terapéutico es empleado en humanos desde hace siglos y, a través de experimentación con estos animales, el médico veterinario Guillaume Lux confirmó sus usos en los equinos, en 1883.

Esta medicina se fundamenta en hacer preparados a través de sustancias que, en su estado natural, causarían enfermedades.

“Todos los remedios homeopáticos, sobre todo en el campo, ayudan a curar los caballos; por ejemplo, cuando sufren cortes o en alguna actividad reciben una cornada de un toro, se utilizan muchas cosas para que regenere tejido”, explicó Juan Rafael Restrepo, rejoneador colombiano, coach y entrenador de caballos de adiestramiento y alta escuela.

Hay algunos que son más tecnificados y especializados; por ejemplo, el uso del árnica es muy común en la industria, aunque en grandes cantidades puede ser tóxica al ser ingerida, provocando dolores, hematomas e inflamación, por lo que, al preparar de manera adecuada las toxinas de la herbácea, ayuda a curar heridas producto de una caída o un esguince de alguna articulación del animal.

“Inclusive se utiliza la misma panela, la sábila, se rellena la herida con eso, y si no compromete nada más que músculo, regenera la piel y los tejidos en unos quince días; es increíble, pero es la mano de Dios. Hay otro poco de cosas que se pueden utilizar como la caléndula, las hierbas están silvestremente dentro de la finca para poder utilizarlas en la medicina homeopática, tiene excelentes resultados. Todo lo natural puede ser mejor que lo químico, los caballos se atrasan mucho cuando se les ponen ese tipo de antibióticos hechos en laboratorio, que a veces toca, pero la homeopatía ayuda muchísimo a los caballos”, explicó Restrepo.

El coach de caballos también advierte que todo depende del clima y de las hierbas que se puedan conseguir en la zona. “Como todos estamos acostumbrados a hacer mercado a la plaza, allá se encuentran todas las hierbas y se le pueden dar un bebedizo, dependiendo de lo que tenga el caballo, siempre usamos medicina natural para curar ciertas heridas”.

Los diagnósticos de las heridas deben ser efectuado por un veterinario, quien diseñará el tratamiento homeópata para aplicarlo en el animal y ayudar a complementar con otros cuidados que ya haya tenido el ejemplar, pues suelen ser complementarios.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.