Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

¿Sabe usted qué es el período de carencia? Se define como el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación de un producto utilizado en el cultivo y la recolección del café. De no cumplirse este tiempo, se pone en altísimo riesgo la salud de los trabajadores, de las personas que consumen los productos, de la rentabilidad del negocio y de su buen nombre.

Históricamente la caficultura colombiana no ha requerido de la utilización de agroquímicos. Para el caso de la enfermedad más grave que tiene el cultivo de café en Colombia, la Roya, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) a través de la investigación de Cenicafé, desde hace varios años ha proporcionado a las familias caficultoras variedades resistentes a esta enfermedad como lo han sido Variedad Colombia, Tabi, Castillo y actualmente Cenicafé 1. 

Para cualquier cultivo en el mundo contar con una variedad resistente a su enfermedad más grave es una enorme ventaja desde cualquier punto de vista. Para nosotros los caficultores, esto se refleja en mayor productividad, en ahorro en la compra y aplicación de fungicidas, el cuidado de la naturaleza y en una muy importante, la inocuidad, que para el caso de los alimentos, puede definirse como el conjunto de condiciones y medidas necesarias durante la producción, almacenamiento, distribución y preparación de alimentos para asegurar que una vez ingeridos, no representen un riesgo para la salud. Para el café la inocuidad está en riesgo en todos los procesos, pero en las aplicaciones de agroquímicos en campo está quizás el mayor riesgo. 

La FNC recomienda a los caficultores el control químico solamente como parte de un manejo integrado de plagas, enfermedades y arvenses. Por las condiciones agroecológicas de nuestra caficultura, la forma en que lo producimos y las variedades que utilizamos. Nuestra caficultura requiere de muy baja utilización de productos agroquímicos, sin embargo, de ser necesario su aplicación, se deben tener en cuenta los siguientes puntos: 

¿CUÁNDO APLICAR INSECTICIDAS EN CAFÉ?
Manejo de la Broca: todo depende del resultado de la evaluación del porcentaje de infestación en campo. Cuando los frutos sean mayores de 120 días y exista un porcentaje de infestación mayor al 2% y más del 50% de la broca este entrando al fruto, Cenicafé recomienda tomar medidas de control. Entre las recomendadas está el uso de insecticidas.

Manejo de cochinillas: en almácigo y establecimiento del cultivo y cuando las plantas están siendo atacadas. 

¿CUÁNDO APLICAR FUNGICIDAS EN CAFÉ?
De acuerdo con los niveles de infección definidos para cada enfermedad.

¿CUÁNDO APLICAR HERBICIDAS EN CAFÉ? 
Cenicafé recomienda el manejo integrado de arvenses, donde el uso de herbicidas se emplea durante los dos primeros años de establecimiento del cultivo.

Pero el problema no son los agroquímicos como tal, es el manejo equivocado que les demos. Debemos tener muy en cuenta que su uso inadecuado pone en altísimo riesgo la salud de las personas, de la naturaleza, de la rentabilidad de nuestro cultivo. Cuando sea necesario su uso, debemos poner muchísima atención en los siguientes puntos:

Período de reingreso: es el tiempo mínimo que deba pasar entre la aplicación del producto y la entrada de personas o animales al cultivo tratado.

Período de carencia: es el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación del producto y la recolección del café.

No cumplir con estos períodos es muy grave porque se pone en riesgo tanto la salud de las personas que ingresan a lote, como la salud de las personas que consumen el producto, en cualquiera de los dos casos es muy grave.

¿CÓMO CONOCER LOS PERíODOS DE CARENCIA Y REINGRESO?
Cualquier producto agroquímico debe contener esta información en su etiqueta, debemos tomar el tiempo para leer muy bien las instrucciones de uso y para este caso, la información de períodos de carencia y reingreso al lote. Los únicos autorizados en Colombia para recomendar el uso de agroquímicos son los profesionales, razón por la cual usted debe asegurarse que la persona que hace estas recomendaciones cumpla con los requisitos exigidos. 

Cuando hablamos de café de Colombia, no hablamos solo del café que produce la familia González, Pérez, Jaramillo, Samboní, etc. El café de Colombia lo producimos todos y todos nos beneficiamos cuando todos hacemos los procesos de manera correcta. Pero si una sola persona incumple los parámetros que aseguran la calidad del grano, no solo pone en riesgo su producto, sino el buen nombre del café colombiano. 

El café de Colombia es sinónimo de calidad, por eso la invitación es a seguir produciendo café sostenible, siguiendo las recomendaciones, resultado de la investigación de Cenicafé, y cada día más comprometidos con la productividad, la rentabilidad y la calidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.