Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Una de las tendencias que se marcan dentro de las zonas urbanas es la creación de huertas en casa para el autoabastecimiento con ciertas hortalizas, aromáticas, especias y frutos. Para ello, alimentos como el tomate cherry, el orégano, el ají, la lechuga, entre otros, son los indicados para montar este proyecto en casa (ver gráfico).

¿Por qué estos y no otros productos? Son varios los factores que influyen en la escogencia de estos cultivos. Sin embargo, los más importantes son la adaptabilidad de los mismos a un contexto urbano, esto quiere decir que las condiciones de luz, espacio y cuidados requeridos no demandan un esfuerzo que no se pueda brindar desde la urbanidad.

De hecho, la implementación de estas huertas en la casa, de acuerdo con el experto en agricultura urbana, Guillermo Montoya, puede generar un ahorro de entre $40.000 y $60.000, claro está, en esto se deben tener en la cuenta diferentes niveles de producción de hortalizas, aromáticas y demás tipos de plantaciones.

“Para hacer huertas en casa hay que tener presente que se debe acceder a plantaciones que puedan adaptarse a pequeños espacios, los cuales deben presentar condiciones apropiadas en temas como luminosidad. Sin embargo, es algo muy viable”, explicó Deivis Suárez, agrónomo y docente de la Universidad Agraria.

La decisión de montar este tipo de espacios en la casa se debe hacer contemplando cuáles son las plantaciones que se quieren tener, si necesitan de alguna época del año específica para que su siembra sea mejor, si las macetas varían dependiente el tipo de producto, y la cantidad de sol y agua que requieren determinadas plantaciones, lo que debe ser sopesado con la ubicación y el tiempo que se dispone.

Con respecto al manejo de plagas, el experto destacó que la prevención de estos inconvenientes en las huertas en casa es mucho más sencillo, puesto que por lo general no se siembra repetitivamente el mismo elemento, con lo que la propagación de una plaga no sería problema y se podría acceder a solucionarlo manualmente dentro de cada planta.

“En una huerta no afectan tanto las temporadas climáticas como en las siembras a campo abierto porque se pueden regular factores como la luminosidad y también se puede dar manejo a la humedad del suelo.”, agregó Suárez, resaltando que el hecho de que Colombia se maneje por pisos térmicos más que por estaciones genera menos impedimentos. Otro punto importante de este tipo de siembras es que ahora se pueden implementar de manera vertical, con el fin de ahorrar mucho más espacio. Para estos puntos, expertos recomiendan la implementación de plantas que no alteren los elementos de iluminación de sus acompañantes.

Entre los cultivos que pueden realizarse en casa, uno de los más destacados es la plantación de ají, el cual necesita de 10 semanas para empezar a recibir frutos o el tomate cherry que necesita poca agua para dar frutos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.