Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un solo fruto con broca en el suelo permite que se infesten hasta 590 frutos en el árbol cuando el clima se comporta de manera normal, sin embargo, cuando se presenta el evento climático conocido como El Niño, ese mismo fruto brocado permite infestar más de 900 frutos de café afectando la calidad y la rentabilidad del negocio cafetero. La actividad conocida como “El Repase” se convierte en una alternativa fundamental para prevenir ataques de broca, obtener ingresos económicos y aportar a la calidad y rentabilidad del grano.

El Boletín agrometeorológico cafetero número 38 correspondiente al mes de octubre de 2018, nos dice que la predicción oficial muestra una probabilidad entre 50% y 55% de que El Niño se desarrolle durante el trimestre octubre – noviembre – diciembre de 2018, llegando a 65%-70% para enero – febrero – marzo de 2019. Teniendo en cuenta esta valiosa información debemos estar atentos e implementar el manejo integrado de broca, ya que las condiciones climáticas que posiblemente se presenten, son muy favorables para el desarrollo de este insecto, mejor dicho, en nuestras manos esta que la broca no se propague y haga daños en nuestros cafetales.

El repase consiste en recolectar los frutos de café secos, sobre maduros y maduros de los árboles y de ser necesario del suelo, una vez hayan finalizado la cosecha y la traviesa o mitaca, también es conocido como el aseo del cafetal. Se debe hacer dos a tres semanas después de realizado el último pase de cosecha, el cual generalmente coincide con el período crítico de ataque de la broca. Esta práctica cultural es fundamental para cortar el ciclo reproductivo de la broca del café debido a que se eliminan los frutos donde puede sobrevivir el insecto, continuar su reproducción y dispersarse por al menos cinco meses más. El repase logra reducir los niveles de infestación de broca hasta en 73,6%, logrando mantener las poblaciones de la plaga por debajo del nivel de daño económico en la siguiente cosecha.

En Colombia en algunas zonas se está terminando de recolectar la cosecha principal y en otras la traviesa, razón por la cual el repase que se realiza en diciembre-enero, protege los frutos en formación de la cosecha del primer semestre de 2019 y de acuerdo al pronóstico del clima, es absolutamente necesario realizar el repase para evitar ataques de broca para el próximo año. Esta labor deberá ser más rigurosa en las zonas cafeteras de mayor vulnerabilidad a la broca, como aquellas que presentan temperaturas promedio anuales mayores a 21ºC y altitudes bajas, especialmente durante los eventos climáticos El Niño.

Tenga en cuenta que de no hacer el repase en nuestros sistema de producción de café, puede poner en riesgo la productividad, calidad y sus ingresos económicos.

Estudios realizados en Cenicafé han demostrado que el repase disminuye los niveles de infestación de broca por debajo del nivel de daño económico de 5%, en aquellas parcelas donde se hace recolección de los frutos del suelo dejados después de la cosecha, sea de forma manual o usando canastillas recolectoras de frutos del suelo.

El café recolectado en el repase se puede beneficiar de manera normal, implementando la solarización de los flotes y las pasillas, práctica que consiste en depositarlas en un recipiente plástico cubierto con un plástico durante 48 horas y que busca eliminar los estados biológicos de la broca (huevos, larvas, pupas y adultos) mediante el incremento de la temperatura.

Si los flotes y pasillas son de un volumen importante usted puede ponerlos en la helda la cual también debe tapar con un plástico, incluso se pude utilizar el silo si el volumen de flotes y pasillas lo amerita, pero en todo caso, no deje se hacer la solarización. Del café recolectado en el repase se pueden obtener ingresos económicos, beneficioso para sus cultivos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.