Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El uso de la recolección de aguas, tanto para uso primario, como para secundario, está contenido en el artículo 5 de la Ley 373 de 1997, donde se habla del uso eficiente del recurso hídrico para consumo y riego sanitario de acuerdo con las políticas gubernamentales.

LOS CONTRASTES

  • Oscar PérezLíder de adecuación de tierras, de la ADR

    “Cada vez es más importante recoger el agua en los sitios de consumo, lo que redunda en menos costos de captación, transporte e incluso tratamiento y purificación del agua”

Así las cosas, en todo plan ambiental regional y municipal se debe incorporar por obligatoriedad un programa para el uso eficiente y ahorro de agua. De hecho, la Organización de las Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO), viene promoviendo, en conjunto con el Sena, capacitaciones de recolección de agua.

La empresa Ecolibera, experta en el manejo de aguas para la construcción sostenible, explica que los sistemas de recolección pueden prevenir inundaciones, estancamientos y corrientes de agua que pueden causar accidentes y problemas de salud.

Oscar Pérez, líder de adecuación de tierras, de la Agencia de Desarrollo Rural, sostiene que cada vez cobra más relevancia recoger el agua en los sitios de consumo, lo que redunda en menores costos tanto en la captación, en el transporte e incluso en el tratamiento del agua.

Por ejemplo, el sistema de recolección en las cubiertas de las construcciones es más usado en las grandes construcciones, este método inicialmente era más conocido en el sector rural. Los sistemas de recolección de aguas, se fundamentan en adaptar el tejado o cubierta con el fin de captar el agua de las precipitaciones para que posteriormente pasen por unos canales que los guiarán por un proceso de filtración y purificación, para que sean almacenados en reservorios o tanques.

Las opciones más usadas
Tanques modulares: estos permiten almacenar grandes cantidades de agua. Suelen almacenar hasta 1.000 litros.

Celdas recolectoras: es un sistema en donde se almacena agua lluvia en el área donde se precipita para luego ser absorbida dentro de una estructura formada por celdas.

Depósitos dispensadores: permiten recolectar el agua y dispensarla. Tienen baja capacidad de almacenaje.

Depósitos decorativos: tienen forma de jarrones o macetas de gran tamaño; almacenan hasta 600 litros, algunos tienen sistemas de filtrado en su interior para potabilizar el agua. En su mayoría cuenta con sus propios dispensadores
Depósitos con diseño arquitectónico: desde maceteros, muros o columnas que a la vista tienen un elegante diseño, pero realmente funcionan para la recolección de agua, en construcciones inteligentes o sostenibles. Algunos tienen capacidad de hasta 900 litros de agua.

Tanques bajo tierra: estos sistemas se ubican a un nivel profundo y requieren de obras, es decir, mayor inversión; sin embargo, en la medida que evoluciona las construcciones sostenibles, existen unos tanques modulares que pueden ser instalados en los cimientos de la edificación y por ser modulares pueden cubrir superficies y conectar módulos de hasta 200 litros de capacidad de almacenamiento cada uno.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.