Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Resulta muy doloroso ver esas imágenes, por eso desde ya debemos tomar acciones. Para que no lo tomen por sorpresa estas variaciones le sugerimos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

En invierno
Haga mantenimiento preventivo de las cunetas, zanjas, desagües, canales, etc. para que el agua fluya normalmente. Recuerde que este recurso puede conllevar un peligro y una potencial amenaza.

Esté muy atento a los niveles de las quebradas y ríos. Preste mucha atención a los represamientos e informe de estos a las autoridades.

Recuerde que el suelo no se debe dejar totalmente desnudo. Haga manejo integrado de arvenses.

Proteja los árboles, su deforestación pone en peligro la naturaleza
Cuide su salud evitando cambios bruscos de temperatura. No le reste importancia al cuidado de la piel, aliméntese nutritiva y saludablemente y utilice una adecuada indumentaria. Recuerde que mantener y reforzar los hábitos de higiene es clave para enfrentar los cambios del clima.

Siembre variedades resistentes a enfermedades que se incrementan por problemas del invierno.

Tenga en cuenta que el sombrío es una forma de mitigar la variabilidad climática para algunos cultivos.

En verano
Para que no termine siendo el causante de un incendio forestal evite dejar vidrios, fósforos, colillas de cigarrillo u otros elementos que pueda crear llama.

Tenga en cuenta que los incendios forestales son una de las mayores amenazas para la fauna y la flora de la región y que en su gran mayoría estos son provocados por el hombre.

Proteja las fuentes hídricas. Reforeste las cuencas de los afluentes y no contamine el agua por ninguna razón. Tome conciencia de que los nacimientos de los ríos son zonas muy importantes pues en ellas tiene origen este recurso vital que lo beneficia a usted y a toda su comunidad.

Haga uso racional del agua, no la desperdicie, pues ella representa el componente principal que da origen a la vida, sin esta no es posible la diversidad animal ni vegetal.

Use toda la información climática disponible para adaptar los cultivos a nuevos requerimientos.

Desde la Federación Nacional de Cafeteros se ha incentivado la adaptación al cambio climático a través de programas de mitigación.

Además, a la fecha se han renovado más de 2.800 millones de árboles, la gran mayoría con variedades resistentes a la roya y mejor preparadas para la variabilidad climática. Así mismo, se está actualizando la red meteorológica cafetera con el fin de proveer alertas tempranas sobre plagas y enfermedades.

Evidentemente se ha hecho mucho, pero también hay mucho por hacer, sobre todo considerando que la inestabilidad climática es irreversible.

En definitiva, la invitación a todos es a actuar con criterio de sostenibilidad para proteger nuestros recursos y así estar preparados para cualquier eventualidad. Recordemos que prevenir es curar, más aun tratándose de nuestro propio bienestar y el de nuestro planeta.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.