Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los cultivadores brasileños tienen malas noticias para los conocedores de café. En el estado de cultivo de café más grande del país, cuantas fincas florecieron de manera desigual el año pasado y padecieron temperaturas abrasadoras, lo que indica una reducción de los granos premium.

"No vimos las temperaturas más suaves usuales en marzo", cuenta César Oliveira Junior desde su plantación en el municipio de Alfenas, en el estado de Minas Gerais, al sur del país. "Durante la maduración, los granos verdes se secaron rápidamente como pasas".

Oliveira, productor de segunda generación, cultiva 210 hectáreas de la variedad arábica en tres fincas, y generalmente produce 60% de café semilavado, que tiene mejores precios y es favorecido por marcas costosas como Illy. Pero esta cosecha, puede obtener menos de 1.000 sacos de semilavado de un total producido de hasta 4.500 sacos.

"En el calor, la ventana para cosechar los granos se cierra demasiado rápido", dijo Givago Miranda, agricultor del municipio Tres Pontas de Minas Gerais, en una entrevista. "La cáscara se pega al grano".

Los primeros granos cosechados en las granjas de Miranda han demostrado rendimientos ligeramente más altos de lo esperado, aunque el bajo volumen de granos semilavados es algo preocupante.

"Espero poder producir lo suficiente para completar contratos de venta de semilavado o tendré que comprar a terceros", dice.

Del total de 8.500 sacos que esperan producir este año, los granos semilavados pueden representar menos de 1.000. Eso es menos de la mitad de lo que se esperaba.

En los últimos dos años, las exportaciones de Brasil han contribuido a un exceso global y han ayudado a deprimir los precios. En los últimos días, el clima adverso en la nación sudamericana ha impulsado un repunte del arábica.

Además de las temperaturas abrasadoras, las lluvias excesivas a principios de este mes aumentaron el volumen de granos caídos al suelo, lo que generalmente significa mayores niveles de fermentación y menor calidad, explica Miranda. Eso afecta el sabor.

El café de baja calidad puede alcanzar hasta el 25% de la producción este año, en comparación con menos del 10% normalmente, dados. "También tuvimos días consecutivos de fuertes lluvias sobre los granos, los cuales se secaban en el concreto al aire libre", cuenta Miranda.

En la región de la sabana de Cerrado, el riego mitigó los efectos de las altas temperaturas durante la maduración, pero aún se espera una reducción en la producción de semilavado, asegura Paulo Veloso Junior, quien dirige Veloso Green Coffee, el brazo exportador de Veloso Agropecuaria en Carmo do Paranaiba

"Si bien es demasiado pronto para dar una respuesta, probablemente vamos a tener menos granos con pulpa y más en el suelo", dijo Veloso desde una de las granjas del grupo en el norteño municipio de Presidente Olegario, en Minas Gerais.

Las preocupaciones sobre la calidad no se extienden al volumen. Veloso Agropecuaria puede recolectar 200.000 sacos de café arábica este año en comparación con 180.000 sacos en la cosecha anterior.

Este año, hasta abril, Brasil envió 2,5 millones de sacos de arábica premium, o aproximadamente 20% del total de las exportaciones de arábica verde y el más alto para el período en los últimos tres años, según la asociación de exportación de café del país, CeCafe.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.