Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cauca, Valle y Antioquia fueron los departamentos que más se vieron afectados por las fuertes lluvias de abril. Ahora, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), proyecta que bajen su intensidad especialmente en la región Andina y Pacífica, pese a que se mantienen los pronósticos de que la temporada seguirá por lo menos hasta junio.

La directora del Ideam, Yolanda González, explicó que así como se deben mantener las alertas por deslizamientos y zonas en alerta roja o naranja, los agricultores deben ver esta temporada como una oportunidad para reforestar los pastos y hacer frente a los efectos del fenómeno de El Niño.

¿Cuál es el estado actual de la temporada invernal?
Nuestra primera temporada se entiende desde mediados de marzo hasta la mitad de junio, y los picos más altos están entre abril y mayo; es decir que este mes va a seguir bastante. Estamos en uno de los meses más lluviosos del año y estaremos acompañados de alta nubosidad, presencia de lluvias y tormentas eléctricas, con vendavales y granizadas.

¿De qué riesgos se deben cuidar los agricultores?
Les avisamos desde principios de marzo que venía la temporada de lluvias, que El Niño no iba a incidir, que pese a que hubo bajas precipitaciones nuestras recomendaciones fueron que se prepararan las tierras. En esa etapa recomendamos evitar las quemas agrícolas, luego llegaron las precipitaciones y estaban en su etapa de evolución de los cultivos, germinación y de recuperación de zonas de pasto que estaban secas; ojalá se hayan preparado.

¿Es decir que había que aprovechar para contrarrestar la temporada seca?
Los agricultores, especialmente, han visto que hay zonas que se han despoblado de árboles, así deben aprovechar la época de lluvias para desarrollar procesos de restauración y reforestación. Claro que la temporada invernal tiene consecuencias generales, pero es un momento en el que se pueden revisar temas como recuperar los márgenes hídricos, fortalecer los sistemas de riego, mejorar y repensar los sistemas silvopastoriles, incluso recuperar las rondas de los ríos cercanos a los bosques. Claro que se debe mantener una alerta para que se protejan, pero también para que se favorezcan.

Los ganaderos de la Costa han sido de los más afectados por la sequía, ¿qué zonas podrían prepararse para la llegada de lluvias y aprovechar el agua?
Hemos visto más humedad en la región Caribe, incluso en la península de La Guajira, hay condiciones que se pueden estimar en el sur de Sucre, Córdoba y Bolívar. También se empiezan a ver zonas de nubosidad en sectores del Cesar como la Sierra Nevada de Santa Marta, y otros territorios de Magdalena que venían de tiempo seco.

¿Y cuáles son las zonas que venían con fuertes lluvias y podrían empezar a bajar el nivel de intensidad?
Aún el nivel de lluvias concebidas bajo lo normal se podría esperar en la región Pacífica y Andina. Tenemos algunos reportes de que también podría seguir por encima del ritmo normal en la Amazonía, Chocó y el Piedemonte del Meta.

¿Por qué es normal que aunque haya fenómeno de El Niño, también estén lluvias activas?
Allí influyen varios componentes ambientales por lo que resulta normal. Por eso decimos que aun así se conocen fuertes noticias de las lluvias, y como ya mencionamos, especialmente en abril y mayo, no hay que descuidar algunas zonas donde se sigue sintiendo El Niño normal.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.