Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Al igual que gran parte de los sectores de la economía, el mundo del caballo criollo colombiano sufrió una suspensión importante en sus actividades durante el aislamiento preventivo obligatorio impuesto por el Gobierno para controlar la propagación del covid 19.

A causa de ello, una buena cantidad de ferias que estaban programadas a lo largo y ancho del país fueron canceladas, con un impacto económico negativo para todo el gremio. Después de la cuarentena, comenzaron a realizarse algunos eventos, pero permitiendo solamente el ingreso de los expositores y con transmisión para el público vía streaming.

Según Héctor José Vergara, director ejecutivo de la Federación Nacional de Asociaciones Equinas (Fedequinas), este fue un año crítico para el sector y apenas está comenzando el proceso de recuperación, “nosotros al inicio cada año calendamos los eventos equinos que son el motor que dinamiza la economía de nuestro sector. En enero se tenían programadas 153 exposiciones equinas, de las cuales sólo pudimos realizar 25. Eso nos arroja unas pérdidas cercanas a los $20.000 millones únicamente en ferias”.

De los eventos realizados, los últimos ocho fueron bajo la modalidad virtual, lo que generó para los amantes de los caballos una nueva forma de vivir esa pasión. “Nuestro gremio había hecho una curva de aprendizaje sobre ver ferias a través de plataformas digitales, porque estas se transmitían cuando se permitía la entrada de público. Pero ahora, con las restricciones, 98% del público migró a la virtualidad, lo cual ha sido una experiencia muy interesante. La Copa América de Cali, por ejemplo, fue vista por alrededor de 70.000 personas”, puntualizó el director de Fedequinas.

En los meses en los que no se realizaron exposiciones, entre los caballistas hubo temor por los gastos fijos propios de la crianza de los animales, como lo explica Lucas Londoño, director de Asdesilla, “el sostenimiento de los caballos nunca paró. Eventualmente algunos criaderos rebajaron estándares en la manutención de los caballos y los soltaron a potreros para economizar costos, pero fue sólo un pequeño porcentaje. La mayoría no bajó la guardia”.

Sin embargo, a pesar de las circunstancias, el gremio permaneció unido y no se dejaron de llevar a cabo varias actividades económicas relacionadas con el mundo del caballo.

“No dejó de existir preparación, no dejaron de producir concentrado los fabricantes, las talabarterías siguieron haciendo las monturas, los aperos y los palafreneros, cuidadores y montadores continuaron con sus empleos. Eso es algo muy bonito porque cuando se abrieron las ferias se dio un alza de ejemplares en competencia en todo el país”, dijo Londoño.

Según Fedequinas, en 2021 se continuará con las ferias en la modalidad virtual, por lo menos durante el primer semestre del año, lo cual propiciará que se siga dinamizando la economía alrededor del caballo.

LOS CONTRASTES

  • Héctor José Vergara RomeroDirector ejecutivo de Fedequinas

    “A la fecha tenemos 70 exposiciones equinas proyectadas para el próximo año, que cumplirán con todas las medidas y protocolos de seguridad”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.