Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

“La cantidad y calidad del alimento tiene efectos distintos en cada una de las categorías equinas”, aseguró el veterinario Daniel Vélez.

Las costumbres alimenticias del animal varían dependiendo de la edad, la salud, la raza y el clima y su etapa de desarrollo. Lo claro es que los equinos deben mantener una dieta equilibrada desde su primera etapa hasta la última.

Estos son animales independientes que se destacan por su velocidad y su estado de ánimo. Sobre peso en un equino puede afectar su salud. Esto puede detener al animal de llevar a cabo actividades como salto o carreras.

Las etapas de crecimiento de un equino de salto, carrera o campeón se dividen en tres.

Para estos periodos los caballos necesitan diferentes dietas. La primera empieza desde que nace el potro hasta los dos años. Julio César Romero, jinete de salto aconseja una dieta con mucho calcio mientras que el caballo está en crecimiento, para que los huesos sean más fuertes y tengan suficiente vigor.

La segunda etapa va hasta los quince años. En este periodo ya son caballos con mucha energía que necesitan vitamina, azúcar y proteína.

Las proteínas que consume el caballo vienen de pasto verde o seco y de la soja.

Las vitaminas se proporcionan con el consumo de avenas. Por su parte, el azúcar son los aceites y vegetales que le dan energía y calor. Y los minerales se encuentra en la alfalfa y en los pastos.

Sin embargo, el veterinario también recomienda darle suplementos alimenticios como magnesio, potasio, hierro, cobre y zinc, para las articulaciones en esta segunda etapa de crecimiento.

De los 16 en adelante el equino es mayor y llega a su tercera etapa. Es mejor no darle tanto calcio sino una alimentación que sea más fácil de digerir.

Los dientes no son lo mismo, el estomago ya no funciona igual y hay que darle una comida más suave y fácil de digerir. Por ejemplo, avena. “Aunque no parezca por su tamaño, los caballos tienen un sistema digestivo delicado y por eso el estómago solo es capaz de procesar pequeñas cantidades de comida”, confirmó Vélez.

Por ultimo, para todas las etapas de crecimiento, el agua es un elemento indisp ensable para su digestión. Para evitar que el equino se enferme, debe ser fresca y limpia.

Los equinos comen de 16 a 18 horas diarias
El especialista en Fisiopatología y Traumatología de Equinos de Alto rendimiento Deportivo, Luís Fernando Iparraguirre, explica que por lo general los equinos cuando está jóvenes utilizan de 16 a18 horas por día para comer. “Por ese motivo, debemos repartir la totalidad de la comida diaria en varia raciones, respetando los horarios. Esto para poder que los ejemplares puedan hacer su actividad física sin tener efectos colaterales en su salud”, señaló el especialista .

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.