Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Generalmente, los ganaderos hacen una división de potreros de acuerdo con el área total, la topografía del terreno, las vías internas de la finca, y las corrientes de agua. También, se deben dividir teniendo en cuenta el clima y de la línea de producción que se esté manejando. Esto porque cada línea tiene unos requerimientos nutricionales específicos. El ganado de leche, por ejemplo, debe moverse con más frecuencia que el de carne. Con este método se logra optimizar el alimento disponible en el predio.

"Consiste en dividir la finca en potreros, lo más pequeños que se pueda, permitiendo que los animales tengan el acceso a comida, agua y sombra. En cada potrero se asignan unos cortes con cercas que se van moviendo, esto teniendo en cuenta periodos de ocupación y descanso", comentó Ricardo Arenas, encargado de cadenas, asistencia técnica y extensión en Fedegan-FNG.

Se recomienda un periodo de ocupación de uno a tres días para evitar el sobrepastoreo. El periodo de descanso oscila entre 30 hasta 45 días, este último en caso de que se esté en épocas de sequía. Según el Manual Práctico Ganadero de Fedegan, para establecer exactamente cuántos potreros debe tener la finca se debe dividir el periodo de descanso entre el periodo de ocupación y sumarle uno a la fórmula. Es decir, si se tiene un periodo de descanso de 30 días y un periodo de ocupación de 3 días, se deberían establecer 11 potreros en el predio.

Este cálculo se debería hacer de preferencia en las épocas de sequía, puesto que en ese momento el periodo de descanso se puede extender. "Una adecuada división de potreros hace que se pueda tener más animales en la finca, porque consiguen lo que necesitan sin desplazarse tanto. Así, no gastan tanta energía caminando o buscando agua. Por esto, una buena división permite un uso más eficiente del alimento disponible", comentó Arenas.

Para establecer las división de potreros hay que considerar el tipo o categoría de ganado que se va a introducir en la pastura, dado que cada clase o línea de producción tiene unos requerimientos nutricionales particulares.

También se deben de establecer lugares de sombra y bebederos.

Realizar un aforo de potreros también es importante, consiste en la medición del forraje verde o materia seca de cada potrero en kilogramos por metro cuadrado. Esto permitirá conocer la capacidad de carga de la finca. En lo posible, este procedimiento se debería hacer al menos dos veces al año, en época de invierno y de sequía.

"En Colombia la ganadería ha trabajado de buena manera el tema genético, contamos con muy buenas razas. Sin embargo, está presente un problema en la nutrición. No les damos suficiente comida y no optimizamos la calidad de esta. Esto tiene que ver con los procedimientos de división y rotación de potreros", comentó.

En el Manual Práctico Ganadero, iniciativa virtual del área de extensión de Fedegan, se puede encontrar un capítulo completo dedicado a la división de potreros. Desde esta iniciativa de difusión también se revisan otros asuntos de importancia para el sector ganadero, el cual se puede consultar en la página de YouTube de Fedegan.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.