Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Con la llegada del verano son muchos los insectos que pueden afectar la piel de los caballos, con enfermedades como la dermatitis estival equina o la alergia al mosquito culicoide. La rasquiña que estas generan en los animales puede resultar en heridas de cuidado, pues existe un riesgo de que se infecten y traigan otro tipo de problemas para los cuidadores.

Por eso, como preparación para los meses más calurosos del año, expertos recomiendan aplicarles repelentes de insectos y protegerlos con mantas antieczema, que protegen a caballos y ponis de mosquitos, tábanos y otros insectos.

Estas mantas cubren el lomo, el estómago y una parte de las patas del caballo, y tienen como objetivo evitar que los insectos entren en contacto con la piel del animal.

Estudios han demostrado que en estas mantas los patrones de cebra son tremendamente efectivos contra las picaduras de mosquitos, pues estos insectos tienen menos probabilidades de posarse sobre este tipo de pelajes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.