Muchos son los mitos sobre lo que puede comer o no su mascota. Lo que sí es cierto es que tanto perros como gatos pueden desarrollar alergias a ciertas comidas o ingredientes.

Sin embargo, antes de conocer qué puede causar el malestar en el animal, es necesario entender cuál es la diferencia entre alergia e intolerancia.

La alergia o hipersensibilidad alimentaria es aquella en la que se producen reacciones inmunológicas exageradas, mientras que la intolerancia se desarrolla por otros mecanismos en los animales.

El síntoma más común en cuanto a una reacción alérgica es la picazón y el rascado; aunque también se puede observar infecciones de piel, oído o pequeños bultos en su mascota.

De acuerdo con el Pet Institute la alergia a la comida es poco frecuente e incluso representa 1% de todas las enfermedades de la piel en perros y aproximadamente 10% de las enfermedades asociadas con reacciones alérgicas.

“Los ácaros del polvo doméstico, el polen, el moho, las pulgas y otras picaduras de insectos son las causas más comunes de las alergias en mascotas, aunque no se pueden dejar atrás las causas alimenticias y medioambientales”, aseguró Carlos Cifuentes, veterinario de Pet Food Institute.

Así mismo, los vómitos y la diarrea no son comunes en mascotas con alergias a los alimentos, solo del 10% al 15% de alergias alimentarias diagnosticadas son asociadas con estos síntomas. Algunos animales que experimentan diarrea o vómito tienen intolerancia a algún alimento.
Los más adecuado es llevar la mascota al veterinario.