Miles de gatos y perros están en las calles de Colombia sin un techo o lugar donde dormir. Así que si está pensando en sumar un nuevo miembro a la familia, una buena opción puede ser la adopción de alguno de estos animales.

Es el caso de Juan Javier Pulido, quien adoptó a dos pequeños gatos que encontró abandonados en la portería de un familiar. La decisión de adoptar la tomó porque cree en segundas oportunidades. Dos años después afirmó que fue lo mejor que pudo hacer, pues los dos animales siempre expresan su amor y gratitud.

El Instituto de Protección y Bienestar Animal de la Alcaldía de Bogotá permite hacerlo, la entidad está encargada de velar por el cuidado de los animales en la capital. Dentro de sus programas están las jornadas de adopción que realizan en distintos lugares de la ciudad o en su propia sede.

De acuerdo con Vivian Vanessa Villegas, médico veterinario y coordinadora del área de protección y adopción del Instituto, durante lo que va del año se han adoptado 300 animales.

El proceso para la adopción empieza desde que reciben el llamado de una persona para rescatar a un perro o gato de la calle, que fue abandonado o maltratado por sus dueños. Escenarios que según Villegas son bastante frecuentes. Luego de recuperar al animal, este es remitido a la unidad de cuidado animal donde se le presta la atención médica requerida. Una vez tratado y con todas las vacunas se trasladan a la unidad de adopción.

En ocasiones los animales necesitan recuperar la confianza en los humanos, por lo que también reciben ayuda etológica, que es la parte emocional y comportamental.

“El animal debe cumplir con cuatro características que son esterilización, vacunación, desparasitado y con su microchip de identificación. De lo contrario no se puede entregar en adopción”, explicó Villegas.

Pero así como el Instituto se asegura que los animales sean aptos para adopción, también se tienen que cerciorar que el dueño potencial sea una persona adecuada y responsable para adoptar y que no vuelva a repetir el maltrato o abandono. Es por eso que realizan una entrevista de verificación para conocer cómo será la nueva casa del animal y si recibirá un buen trato. Una vez emitida validación de adopción por el veterinario, el gato o perro puede irse a disfrutar de su nuevo hogar.

¿Qué hace el instituto de Protección?

Esta entidad es la primera de su clase en el país y en Latinoamérica. Tiene como enfoque tres áreas estratégicas: la atención integral a la fauna, la participación y educación ciudadana y la investigación y gestión del conocimiento en protección y bienestar animal. Es por esto que existe la línea 123 a la que se puede llamar para reportar casos de urgencias veterinarias como atropellos y maltratos a perros y gatos. El programa brinda atención integral para el animal y presta servicios médicos.

LOS CONTRASTES

  • María del Mar RodríguezMédico Veterinario

    "Es encontrar a un amigo fiel y eternamente agradecido debido a que le diste un techo, un plato de comida y amor son las ventajas de adoptar”.


  • Vivian Vanessa Villegas Coordinadora del área de adopción

    “Adoptar es brindarle una segunda oportunidad a un animalito que ha sido maltratado o abandonado y que te lo agradecerá el resto de su vida”.