Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La salud dental es una parte fundamental del bienestar de las mascotas. Cuando estas presentan alguna condición que no es detectada a tiempo, y por tanto no reciben tratamiento oportuno, las condiciones de salud pueden deteriorarse y evolucionar hacia afectaciones graves en órganos como los riñones, el hígado y el corazón.

Usualmente, los problemas dentales de las mascotas comienzan cuando la placa se endurece y se convierte en sarro. El sarro sobre la línea de las encías se puede ver y eliminar fácilmente, pero la placa debajo de la línea de las encías es dañina y se puede convertir en una infección o incluso puede lesionar la mandíbula.

Para evitar esas situaciones y detectar alertas tempranas, Carlos Cifuentes, médico veterinario de Pet Food Institute, recomendó: “los dientes de su mascota deben ser revisados al menos una vez al año por su veterinario para detectar signos tempranos de un problema y mantener la boca sana de su mascota. Lleve a su gato o perro al veterinario antes si observa alguno de los siguientes síntomas: mal aliento, dientes rotos, decolorados o cubiertos de sarro, si lo nota masticar anormalmente o deja caer comida de su boca, apetito reducido o rechazo a comer, signos de sangre en el tazón de agua de su mascota o en los juguetes para masticar e hinchazón en las áreas que rodean la boca”.

Además, los médicos veterinarios recomiendan una limpieza dental profesional regular para los perros y gatos, a partir de uno o dos años, dependiendo de su tamaño. En lo que respecta a los cuidados en el hogar, los médicos que recomiendan que los dueños deben cepillarles los dientes regularmente y, si es posible, lo hagan varias veces a la semana, para evitar el sarro.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.