Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hoy día, las mascotas ocupan un lugar muy privilegiado en el interior de muchas familias. Por ello, enfrentar la muerte de estas especies puede ocasionar alteraciones emocionales como sucedería al enfrentar el duelo con cualquier otro ser querido. A partir de esa realidad nacieron los servicios funerarios para mascotas, que desde hace algunos años existen en Colombia.

Para la médico veterinaria Carolina Villacis, estas asistencias se han vuelto cada vez más comunes en el país y su demanda ha crecido paulatinamente entre propietarios. “Los animales se han convertido en un miembro muy importante de las familias, por eso en el momento que fallecen, estas esperan darles una sepultura similar a la que se les da a las personas”, apuntó.

Bogotá lidera la oferta de entidades que brindan este tipo de servicios, algunas con espacios para enterrar a las mascotas y otras solo con disponibilidad para cremación. Ciudades como Medellín, Cali, Barranquilla y Pereira también está tomando acogida esta propuesta.

Una de estas empresas en la capital colombiana es Funeravet, que tiene tres planes en su portafolio, dos enfocados a cremación y uno a cementerio. Según explicó Dilia Paola Ariza, responsable Administrativa y de Calidad de la compañía, en el primero, la mascota entra con otros restos al horno crematorio y no se le devuelven las cenizas al dueño; en el segundo, de cremación individual, se recuperan las cenizas y se entregan a la familia en una urna y, para el tercero, se firma un contrato con cinco años con el amo para sepultar a la mascota incluso con una lápida tallada en mármol.

“Los precios están asociados al peso que tenga la mascota al momento de su fallecimiento”, advirtió Ariza.

El servicio incluye desde recogida de los restos tras la defunción del animal hasta recordatorios y charlas con psicólogos expertos para manejar el tema del duelo.

Quienes también han creído en este mercado han sido algunas funerarias tradicionales (para humanos), que vieron una oportunidad en este segmento. En Capillas La Fe, en Bogotá, por ejemplo, tienen disponibilidad logística para el retiro de la mascota en el lugar del fallecimiento, sala de velación por dos horas (exclusiva para este servicio), cofre fúnebre especial para mascotas y cremación.

También existen clínicas veterinarias que establecen alianzas con entidades especializadas, para presentar este servicio en su portafolio. 

La opinión

Carolina villacis
Médico veterinaria

“Los animales se han convertido en un miembro muy importante de las familias, por eso en el momento que fallecen, estas esperan darles una sepultura similar a la que se les da a las personas”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.