Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El crecimiento en las inversiones que hacen las personas para los cuidados de sus mascotas se estima que en América Latina está entre US$50 y US$100 al mes. Esto demuestra que más allá de ser animales de compañía, muchos consideran a gatos y perros como miembros de sus familias y no descartan gastos que antes podrían ser vistos como innecesarios.

Pensando en esto, han aparecido centros funerarios para los animales, pero en Medellín, crearon Animal Compost, el primer centro dedicado a que los cuerpos de perros y gatos se conviertan en abono orgánico y además contribuyan a la siembra de un árbol.

Andrés Camilo Suárez Echeverry / El Colombiano

“En 2012 hicimos una tesis de grado que consistía en realizar una investigación sobre lo que son las alternativas de disposición de los animales en general. Nos encontramos que lo convencional, que ha sido la cremación y el tema del entierro, tiene implicaciones a nivel ambiental”, explicó Daniel Correa, cofundador de la empresa.

Hoy en día, del total del cuerpo cuando se realiza la cremación humana o animal, solo 4% del peso se reduce a cenizas el resto es gases de emisión de efecto invernadero. Adicional se requiere para llevar los procesos de combustión el uso de energías no renovables para llegar a la combustión de hasta 1.300 grados, eso genera contaminantes cancerígenos.

“Entonces luego de hacer esta investigación nos dimos cuenta de que hay un proceso que viene de la naturaleza y es la descomposición inherente a cualquier tipo de ser vivo. De hecho, el cuerpo tiene los nutrientes importantes para la composición del suelo. De allí pensamos en nuestra tesis de grado que hizo pruebas con más de 130 animales de diferente especia con los que se logró la descomposición de manera controlada. Allí aparecieron factores como la humedad que permitió desarrollar un producto final aprovechable, un abono orgánico”, agregó Correa.

Daniel Correa, y Melissa Naranjo, unos de los responsables del proyecto.
Foto: Andrés Camilo Suárez Echeverry/El Colombiano

En la actualidad, el proyecto que nació como una presentación académica ya completa dos años de operación en Medellín. Allí está ubicado el Parque Memorial de Mascotas, en el que están todas las plantaciones que han crecido gracias a los procesos que se han dado de 1.850 servicios realizados.
“Después de todo lo que se busca es generar vida, ir más allá de la idea de la muerte”, dijo Melissa Naranjo, socia del proyecto Animal Compost.

La compañía ahora ha recibido solicitudes de empresas del sector para expandir el negocio por lo que se estudia su entrada a Bogotá.

Diferentes Ofertas de servicios
El proyecto busca que las personas tengan el recuerdo del animal que los acompañó por años, para esto hay servicios que van desde $175.000 hasta más de $600.000. Estos varían porque puede que el abono orgánico de la mascota pueda juntarse con el de otros perros o gatos y así llegar a la germinación de una planta, mientras que otros se busca que sean para un solo árbol el cual incluso puede ser obtenido por las personas que contrataron el servicio. Es decir que en Animal Compost pueden permanecer las plantaciones o los amos pueden levarlas a casa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.