Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Muchos son los casos en que los dueños de los perros tratan mejor a su mascota que a cualquier ser humano. Y está bien, querer mucho a su mascota no tiene nada de malo, siempre y cuando no se exceda en cariño y sobre todo en la alimentación.

Un estudio realizado por la Universidad Nacional (Sede Palmira) dio como resultado que “humanizar” a los perros trae como posible consecuencia la obesidad. Que los canes coman sobras de comida de humanos en vez de concentrado o comida especializada puede generar sobrepeso si otras variantes como ejercicio y edad tampoco son controladas.

Las encargadas del estudio, las zootecnistas Natalia Espinosa y María del Mar Cáceres aseguraron que como parte de su investigación realizaron pruebas bioquímicas en una población de 50 perros, 40 de ellos con obesidad.  El 90 % de los perros de la muestra que recibía sobras de la comida de sus dueños, o platos caseros, como caldos y salchichas, presenta este síntoma. Lo que puede provocar afectaciones en su piel y en su sistema respiratorias.

Los resultados revelaron dietas inadecuadas por una elevada ingesta de calorías, lo que genera acumulación de grasas.Además de darles comida casera, los canes obesos estudiados solían recibir alimentación a voluntad o cada vez que les acababa la comida en su recipiente, sin que hubiera un plan de por medio.

Los análisis bioquímicos realizados a las muestras de sangre de los perros con obesidad mostraron alteraciones en los indicadores de colesterol, triglicéridos, glucosa, leptina y tiroides, frente a los resultados de canes que no padecen esa condición.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.