Puede que quiera mucho a su gato y que a él le guste estar con usted, sin embargo, esto no significa que su gato lo necesite.

Los gatos adultos no consideran al humano como su fuente principal de seguridad, de acuerdo con un estudio publicado en Plos One. Este tipo de mascota es muy diferente a los perros, que ven a su dueño como el apoyo para moverse en un ambiente desconocido, dijo Daniel Mills, autor de la investigación.

Aunque los amantes de estos felinos (felis silvestris catus) reportan ansiedad en ellos cuando se separan de la persona que los cuida, e incluso algunas investigaciones lo han sugerido, este estudio reveló que de lo se trata realmente es de frustración.

A esta conclusión llegaron varios especialistas en comportamiento animal de la Universidad de Lincoln en Reino Unido luego de usar el Test de Situación Extraña de Ainsworth, que es empleado para demostrar el vínculo entre los niños o los perros con su cuidador primario.

Lo que se hizo fue observar la relación entre gatos y sus tenedores, colocando a los felinos en un ambiente desconocido con su cuidador, un extraño y solos.

Al variar de escenarios en los que se analizó cada animal, se evaluaron tres características de unión: la cantidad de contacto buscado por el gato, el nivel de conducta pasiva y las señales de estrés por la ausencia del tenedor.