Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Al mejor estilo de los formatos de bajo costo que han conquistado rápidamente los supermercados, los aeropuertos, los centros fitness y hasta la calle con restaurantes y cafés, Sebastián Millán y Andrés Pérez, lanzaron en Bogotá la cadena Yo baño mi perro, una marca de locales que competirá por ‘morder’ 5% del mercado canino de la ciudad con una propuesta que gira en torno al bienestar, el amor y el ahorro.

¿Cómo nació la idea de crear Yo baño mi perro?
La idea nace desde mis (Andrés Pérez) necesidades, porque como padre de cinco perros adoptados, el baño resultaba ser un gran gasto. Pero además, porque la experiencia de baño para un perro, generalmente, es traumática. Aunque muchos disfrutan el agua, lo cierto es que llevarlos al veterinario, los puede poner tristes o agresivos. Entonces, con Yo baño mi perro no solo quisimos ofrecer un precio bajo para el baño sino también una experiencia de conexión entre el amo y el perro. Esta es una marca que está basada en el amor, lo que queremos es concentrarnos en el bienestar.

¿Cómo funciona y cuánto cuesta un año?
Andrés empezó a pensar en cómo minimizar los traumatismos el baño y ahí nos unimos en esta idea. Fue entonces cuando fabricamos la máquina con la que trabajamos, que es un desarrollo completamente innovador que permite ahorro no solo en insumos, sino también en agua y energía. Pero además, por su diseño permite que el dueño acompañe al perro en su baño. ¿Cómo funciona? El amo lo trae y nosotros nos encargamos de aplicar champú, acondicionador, antipulgas y perfume en máximo media hora, independientemente del tamaño, la raza o el follaje por $19.000. Sin embargo, también permitimos que el dueño lo bañe y lo asistimos.

¿Qué tan grande es el mercado canino en Bogotá y cómo están los precios en baños?
Los estudios que desarrollamos nos indican que el precio promedio para un baño está entre $35.000 y $42.000, dependiendo de la zona. Nuestro techo es bañar 16 perros diarios y así lo queremos para asegurar su bienestar. Respecto al mercado, lo que hemos visto es que en la ciudad hay al menos 950.000 perros domésticos, sin contar los callejeros. Nuestra meta, inicialmente, es ir por 5% de ese mercado, teniendo en cuenta que un punto puede atender entre 150 y 220 perros al mes.

LOS CONTRASTES

  • Carlos RodríguezExperto en empresas

    “Cada vez las familias hacen mayores inversiones en mascotas porque hoy por hoy los animales son considerados un miembro más de la familia”.

¿Cuál es el plan de expansión que tienen?
Para el primer año de operación, que se cumple en mayo, tenemos proyectado abrir 24 locales. Sin embargo, en los próximo cinco años queremos tener entre 92 y 95 puntos.

¿Tienen proyectado ir a otras ciudades del país?
Inicialmente, estamos concentrados en Bogotá, pero con el tiempo queremos ir a Medellín, Barranquilla y Cali. Incluso, fuera del país estamos haciendo estudios en Ciudad de México, Santiago de Chile, Mendoza y Sao Paulo.

¿Cuales han sido los resultados de su operación?
En lo que llevamos y contando con que el año pasado tuvimos un mes de Mundial, hemos bañado 135 perros cada mes y de ellos, el indicador de recompra es de 40%. Incluso, hemos tumbado el mito de que el baño se hace casa siete meses, porque nos dimos cuenta que era una cuestión de bolsillo. Además, estamos cumpliendo con las metas que teníamos en estructura de costos y tiempos.

¿Habrá nuevas líneas de negocio?
Sí. Queremos llegar a unidades residenciales de más de 200 o 300 viviendas, porque tres de cada 10 hogares tienen perro. Nuestra idea es llegar a las constructoras y que esto se convierta en un amenitie.

¿En dónde está el ahorro de la marca?
Los fundadores de Yo baño mi perro explicaron que los precios bajos de su negocio están estrechamente relacionados con la eficiencia que aporta la tecnología de su maquinaria. “Las cantidades que aplicamos de los productos se regulan milimétricamente y eso nos permite evitar desperdicios y ahorrar 40% en insumos”, explicó Pérez. El vocero agregó que el consumo de agua también se reduce 40% sobre un baño normal, el de energía es mucho menor y a ello se suma el tamaño de los locales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.