Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La variabilidad climática, que está llevando a sequías intensas y a fuertes períodos invernales, es ya un factor que juega en la rentabilidad de la actividad agropecuaria. La ganadería no escapa a ello y tiene entre sus debilidades la escasez o baja calidad de alimentos para los animales en épocas de climas extremos. 

En la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP) se diseñó una máquina para ensilaje que compacta, empaca y sella al vacío forraje, una fuente de alimento para el ganado. El prototipo empezó su desarrollo en una tesis de pregrado de estudiantes de Ingeniería Mecánica, quienes hicieron una primera máquina de empaque y compactación y una segunda para hacer el proceso de vacío y sellado del forraje.

La máquina, que fue construida por un tercero, es automatizada. Consta de cuatro tolvas recibidoras de forraje, motor, selladora y panel de control de fácil manejo. El aparato está diseñado para entregar 50 kilos compactados, empacados y sellados por minuto. El proyecto surge de la necesidad de ganaderos de almacenar forraje por varios meses conservando la calidad para enfrentar, por ejemplo, épocas de escasez. La maquina fue presentada en una feria agropecuaria realizada en Pereira y uno de los interesados en el prototipo es la Secretaría de Desarrollo Rural y Agropecuario de Pereira. Con la entidad se hicieron pruebas.

El médico veterinario y funcionario de la Secretaría, Mauricio Guevara, dijo que las validaciones en campo consistieron en evaluar la operación para determinar si los componentes de la máquina cumplen con la norma, diseño, tiempos y funciones para las cuales fue construida. Lo que señala Guevara es que en 10 horas se pueden compactar, empacar y sellar unas 30 toneladas, mientras que con una máquina manual en ese mismo tiempo se procesarían no más de cuatro. “La idea es que ofrezca una solución al ganadero cuando tiene excedentes de alimento para conservarlo y almacenarlo sin que pierda calidad. El principal enemigo del ensilaje es el oxígeno y cuando no hay un proceso debido y éste no se extrae, las posibilidades de que el material se pierda son grandes y hay significativas pérdidas”, agregó.

 Marlón Herrera, quien es uno de los diseñadores de la máquina, dijo que al prototipo le están haciendo modificaciones en la parte de vacío y sellado que permitirán la utilización de bolsas comerciales para empacar entre 38 y 40 kilos de forraje. Este tipo de ensilaje al vacío puede conservar el alimento en buenas condiciones entre seis y siete meses. La idea con el prototipo, que está en proceso de patente, es que sea móvil y por ello fue diseñado con un trailer para facilitar el desplazamiento entre fincas.

Un precio comercial aún no está dado, pero algunas estimaciones tasan la máquina en no menos de $50 millones.

La opinión

“El principal enemigo del ensilaje es el oxígeno y cuando el proceso no se hace bien y este no se extrae, las pérdidas en alimento son muy grandes”.

Mauricio Guevara
Médico veterinario

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.