Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Hay otra señal de que la industria solar está madurando: se necesita menos gente para que un megavatio de paneles funcione.

La disminución ha sido abrupta: se necesitaron 23 personas para fabricar, desarrollar e instalar un megavatio de paneles solares en Estados Unidos en 2017, frente a las 101 personas de 2010, consigna un informe que publicó BloombergNEF el jueves. Los cambios se deben en parte a fábricas más automatizadas, paneles y componentes cada vez más eficientes que son más fáciles de ensamblar en el terreno.

El resultado es algo así como una paradoja para la industria solar: si bien se ha promocionado durante mucho tiempo como una importante creadora de empleos en Estados Unidos, también está dispuesta a incrementar la eficiencia para mejorar los resultados. Y una mayor eficiencia puede significar menos trabajos.

“Es una carrera entre el crecimiento del mercado y las ganancias de productividad”, señaló Hugh Bromley, analista con sede en Nueva York en BNEF. “Si las ganancias de productividad son más profundas que el crecimiento, la fuerza laboral se reducirá”.

Sin embargo, puede haber consuelo para los trabajadores: a medida que los costos continúan cayendo, la energía solar se vuelve más atractiva. Eso puede impulsar el mercado y crear más empleos. La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos proyecta que el instalador de paneles será la ocupación de más rápido crecimiento de la década hasta el 2026.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.