Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ignacio Rodríguez, gerente general de Gómez Rivera Agropecuario, asegura que uno de los insectos que más afecta al cultivo de café, especialmente en época de verano donde acelera su ciclo reproductivo es la broca. Por eso, como medidas preventivas aplica insecticidas, fertilizantes, así como nitrógeno y potasio para mantener el cultivo en buen estado.

“También sembramos hongo beauveria, el cual al reproducirse mata a las brocas con que tiene contacto. Este, a diferencia de los insecticidas que duran aproximadamente cuatro días, causan efecto durante cinco meses”, sostuvo.
Óscar Ramírez, productor de guayaba, dice que la antracnosis es una de las enfermedades que más afecta el cultivo de la guayaba y causa la desintegración de los tejidos. Las avispas también afectan a este cultivo, ponen el huevo y dejan la larva, estas se comen parte de la fruta y la pudren.

Por ello, los agricultores como medida de protección optan por embolsar la guayaba.

El cultivo de aguacate también se ve afectado por el gusano perforador, el cual se incuba en la raíz de este fruto y lo daña completamente.

Omar Andrés Gaviria, representante de Proorgánicos Lombricol Antioquia, como medida para controlarlo, utiliza el Furadan, el cual se aplica entre el tallo y la tierra para contrarrestarlo y preservar el cultivo.

“Este animal solo se erradica manualmente, utilizando pesticidas de calidad para que no acaben con la producción”.

Dice que con este cultivo debe tenerse especial cuidado, sobre todo en época de mucho sol, ya que les puede dar lo que comúnmente llaman “golpe de sol”, que hace que el fruto tome un color amarillo y sea poco agradable para los ojos del consumidor.

Todos estos controles y prevenciones que deben tener los agricultores, especialmente, en tiempo de sequía para cuidar y mantener el cultivo hace que los costos se incrementen.

Son cerca de 400 litros (entre insecticidas, fertilizantes, nitrógeno, potasio) por hectárea los que se requieren para que permanezcan en buen estado y la producción no se pierda.

El riego del producto por hectárea está entre $40.000 y $50.000.
“Para nosotros estos gastos representa 20% más de lo que comúnmente pagábamos, pues no solo se trata de aplicar más insecticidas sino hacerlo con mayor frecuencia y en algunos casos, con más cantidad. A esto se le adiciona los costos por regadío, ya que se debe utilizar motobombas para hidratar el cultivo y con ello el incremento en el servicio de energía”, destaca el productor Óscar Ramírez.

Tener agua de reserva en pozos es otra de las alternativas que de acuerdo a los agricultores se debe tener. Esto porque el riego requiere de buen líquido y este es precisamente el que no se puede desperdiciar. Para el riego de un árbol, por ejemplo, se requieren de 100 litros aproximadamente.

Todo esto ha llevado a que los agricultores aumenten los costos de sus productos para recuperar parte de lo que han invertido.

Buen uso del abono orgánicoEste producto se ha convertido en una alternativa para el manejo ecológico, pues además de reducir la dosis de los químicos, mejoran la calidad del cultivo, se contribuye a una agricultura limpia y reduce el impacto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.