Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Por esa diferenciación frente a los cafés convencionales, los clientes están dispuestos a pagar más y los gustos varían de una parte del mundo a otra.

Para los jóvenes asiáticos el deleite está en las bebidas frías; para los europeos, el expreso es lo mejor; y para los norteamericanos y canadienses impera la sostenibilidad, aunque esta última característica es uno de los atractivos más importantes para los consumidores alrededor del mundo.

Según explica el ingeniero agrónomo, John Jairo López, coordinador del Programa de Cafés Especiales del Comité de Cafeteros de Risaralda, “un cliente considera que un café es especial cuando reúne unas condiciones de taza que le agradan o cumple con una norma específica en un código de conducta, lo cual lo diferencia de los cafés convencionales y por eso están dispuestos a pagar un precio superior”.

Así lo confirma Japón, país con el cual la Federación Nacional de Cafeteros lleva negociando cafés especiales por más de 50 años, lo que dio origen al Programa Emerald Mountain, un café de preparación en el cual se utilizan materias primas de Huila, Cauca, Nariño y Eje Cafetero, entre otros, que tienen un perfil característico para la producción de bebidas frías dirigidas a la población joven.

“Actualmente, en alianza estratégica con Mitsubishi y Coca Cola, el 2% de la producción de cafés especiales colombianos va dirigido a este segmento del mercado con la bebida Giorgia, que se distribuye en el país asiático ya sea en dispensadores o en presentación personal. Es tan popular como la misma Coca Cola y es café especial ciento por ciento colombiano”, señala López.

Y si los jóvenes japoneses se inclinan por las bebidas frías, los europeos tienen en el expreso su mayor satisfacción. Y son los cafés de origen los preferidos para el Programa Nespresso.

“La Federación compra cafés del clúster Cauca, Nariño, Huila, Antioquia, Caldas y un sector de Quinchía, esos cafés van dirigidos a la obtención de cápsulas para la elaboración de expresos”, indica.

Nespresso, con sede en Suiza, define cuáles son las zonas de interés: delimitadas y georreferenciadas; qué perfil de sabor debe tener, entre otras condiciones. En todos los casos se debe garantizar calidad y el 100% de trazabilidad en cadena de custodia.

Pero así mismo, como el origen, la taza y el perfil atraen clientes, igualmente la sostenibilidad se ha convertido en una característica que se impone.
“Buscan cafés cultivados por comunidades con compromiso con el medio ambiente, responsabilidad social y bienestar económico como Sara Lee, Kraft y Nespresso”, explica.

Dentro de esos programas están: Comercio Justo, UTZ, 4C, Rainforest Allianze, cafés de conservación, amigables con las aves y orgánicos, entre otros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.