Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En los últimos años, el aguacate hass ha tomado fuerza en todo el mundo. Al menos así lo demuestran las cifras, entre enero y junio de 2016, según el Dane y con cálculos de ProColombia, las exportaciones de esta fruta colombiana se multiplicaron por tres, pasaron de US$5,8 millones en el mismo período de 2015 a US$18,7 millones del año en curso, es decir, un crecimiento de 220%. Datos que el mercado nacional está aprovechando, en especial, el Hato la Macana, con su producto Aguahass.

Esta compañía inició como un proyecto familiar en diciembre de 2010. La empresa tenía sentido de responsabilidad social con el uso adecuado de los suelos y la mano de obra, lo que la hacía más atractiva. Por eso, Antonio Hincapié, presidente de Hato la Macana cree que esta es una empresa “del corazón de Colombia para el mundo” .

Teniendo en cuenta que Quindío es uno de los departamentos de mayor nivel de desempleo en el país y como parte de la creación de la firma, plantearon realizar un aporte a la zona.

El proyecto empresarial también estuvo basado en un profundo amor y respeto por las labores del campo.

Cabe resaltar, que si bien, por su posición geográfica Hato la Macana podría desarrollar más el negocio del café aprovechando la tierra y condiciones climáticas, siempre han querido romper los esquemas de la región. Iniciaron la empresa con la producción lechera buscando el lugar apropiado y encontraron, y compraron la hacienda La Macana. De allí el nombre de la compañía.

Después comenzaron con la producción de frutas tales como: aguacates pieles verdes, banano y por último, el aguacate hass cuando vieron el potencial que tenía.

Esta compañía inició con diez empleados fijos, sin embargo, esa cifra ha ido variando, ya que, para las cosechas contratan más personal, y por esta época hay mucho más empleados directos e indirectos que alcanzan cerca de 150 a 200.

Para ir abonando terreno corporativo, se certificaron en la ISO 6001 para pequeñas empresas y así tener la plataforma estratégica y de gestión con los estándares que piden a nivel nacional e internacional.

Iniciaron, además, con los registros que pide el mercado europeo y se convirtieron en la primera compañía del eje cafetero y norte del Valle en tener Globalgap, certificación de buenas prácticas agrícolas para Europa.

En los procesos de certificación llevan más de tres años. No obstante, al principio solo le vendían el aguacate hass a comercializadores, porque el volumen de su producción no era el adecuado para exportar de manera directa.

El año del despegue comercial

Para ir a Frulogística, la feria de frutas más grande del mundo que se realiza en Berlín, Alemania, Hato la Macana tuvo el acompañamiento y contó con la cofinanciación de la Cámara de Comercio del Quindío, Procolombia y con una empresa Suiza, llamada Zippo que impulsa las exportaciones a la Unión Europea.

De acuerdo con Juliana Flórez, directora comercial de la compañía, a partir de esa preparación y esa visita al viejo continente, se realizó la primera exportación de aguacate hass.

Esta experiencia se hizo con tres contenedores con la primera cosecha del año y de manera directa bajo el nombre de Aguahass a España.

Con el cultivo que inicia ahora en septiembre esperan exportar cerca de 200 toneladas, unos 10 contenedores, es decir, triplicarían las exportaciones.

Con este negocio quieren tener ventas superiores a los US$400.000, unos $3.200 millones más. Cifra nada despreciable.

Gracias a la feria, en donde tuvieron una buena acogida, lograron encuentros comerciales con más de 50 potenciales compradores por lo que esperan llegar a lugares como: Holanda, Inglaterra, Suiza, entre otros, con la cosecha próxima a salir. Por lo que, la producción no se irá solo para España.

Flórez cuenta que el aguacate hass tiene bastante acogida gracias a su sabor y características nutricionales porque se considera una fruta que cumple con toda las bases, además tiene una ventaja en su período de maduración, ya que, el que se come aquí en Colombia se madura en cuatro o cinco días, mientras que, el hass tiene una maduración de 15 a 20 días, permitiendo que los procesos de exportación y reexportación sean más fáciles.

La experta explicó que el auge en Colombia ha sido de cerca del 150% en los últimos años, convirtiéndolo en el cuarto producto en el agro colombiano, y logrando estar dentro del plan de transformación productiva del Gobierno Nacional.

Los retos que ha cumplido la compañía para lograr estar en el lugar en el que está han sido muchos. Por ejemplo, el cumplimiento de requisitos como: las buenas prácticas en el campo o respetar el producto y la mano de obra; también, identificar el potencial del mercado, saber cómo lo va a exportar y cuidar la imagen corporativa y del país.

Sentido de responsabilidad

Según Hincapié cuando arrancaron con la compañía, vieron que la gente tenía un sistema de contratación informal, pero ellos querían que su empresa fuera formal para que las personas se acogieran a unas políticas reales.

“Hemos hecho algunos aportes sociales entre los trabajadores”, explicó el presidente. También están enfocados en cuidar las fuentes hídricas y la tierra. Así mismo, tienen un programa de empleabilidad con mujeres cabeza de hogar de la zona.

“La importancia de cumplir estos pilares es toda porque estas condiciones dan mejores rendimientos”, puntualizó Hincapié.

Retos de la compañía para el 2017

De acuerdo con Juliana Flórez, directora comercial de Hato la Macana, para el 2017 tienen como meta aumentar los destinos de exportación, duplicar las exportaciones, tener mayor rendimiento por hectárea y una mayor producción. Lo anterior teniendo en cuenta que gracias al Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea, se desgravó a cero el arancel la importación de las frutas colombianas, entre ellas el aguacate, el cual estaba en 5,1%.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.