Almacafé, brazo logístico de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), inauguró formalmente las operaciones del mayor complejo logístico e industrial de café del mundo que está en el municipio de Soacha en Cundinamarca, informó la entidad gremial.

Con una capacidad operativa de trilla mensual de 20.000 sacos de café y de almacenaje de hasta 200.000 sacos, se convierte en el único centro logístico integral de café en el que convergen todos los procesos industriales en la cadena logística del producto.

En estas nuevas instalaciones se realizará también el proceso de trilla de café pergamino, a partir de la clasificación de la materia prima en función de las necesidades específicas de los clientes en cuanto al perfil y la vocación de procesamiento o consumo.

Este nuevo complejo de Almacafé tiene una temperatura promedio de entre 10°C y 16 °C, una de las condiciones ideales para el almacenamiento por las cuales se eligió al municipio de Soacha para estas nuevas instalaciones.

“Este proyecto nos permite estar a la vanguardia en las tendencias de consumo de café tostado y molido en el mundo, con nuevas experiencias sensoriales en cuanto a sabores exóticos y texturas diversas, con el uso de cafés certificados que garantizan un producto natural con responsabilidad social y ambiental, generando mayor confianza entre los consumidores de todo el mundo”, dijo Roberto Vélez, gerente general de la FNC.

“Gracias a su eficacia, eficiencia, confiabilidad y amplia experiencia logística certificada, Almacafé atiende a cada vez más clientes de diversas industrias. Pero con estas nuevas instalaciones, de mayor capacidad, contribuimos decididamente a la generación de valor para el café colombiano”, explicó por su parte Octavio Castilla, gerente general de Almacafé.

Este centro de distribución cuenta con 4.400 metros cuadrados de área construida, 14 metros de altura, 7 muelles con plataformas hidráulicas y puertas eléctricas, con capacidad para almacenar 4.160 posiciones de estantería y 2.080 posiciones en preparación de pedidos, con un sistema de flujo de cajas que permite el surtido de altos volúmenes. El dinámico control de productos sigue el esquema primero en entrar, primero en salir, y proporciona gran variedad de referencias.