Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En Colombia se siembran aproximadamente 130.000 hectáreas de papa y se producen cerca de 2,8 millones de toneladas al año. Sus cultivos se encuentran principalmente en zona fría entre 2.200 a 3.200 metros sobre el nivel del mar. Según Agrosavia, Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia concentran más de 90% de la producción nacional. Además, Más de 120.000 familias del país dependen de este cultivo.

Pero como todo cultivo tiene ciertas patologías que deben ser tenidas en cuenta. La punta morada de la papa (PMP) es una de las enfermedades que representan un mayor riesgo para este cultivo, se estima que puede ocasionar pérdidas de hasta 100%.

En 2021 la enfermedad de carácter global fue reportada por el ICA dentro del país. La entidad identificó la presencia del insecto Bactericella cockerelli o más comúnmente conocido como Paratrioza, vector de la PMP, en 22 de los 23 municipios productores de papa en el departamento de Nariño. Si no se toman las medidas preventivas necesarias la PMP puede disminuir las áreas de siembra a casi la mitad del total.

Los síntomas de esta enfermedad son el enrollamiento de hojas, aparición de tubérculos aéreos, arquitectura en zig zag y llenado insuficiente de los tubérculos. Hay que aclarar que, el insecto Bactericella cockerelli se localizó en Nariño, por esto, se infiere que el ingreso de la enfermedad del país se dio por la frontera del Ecuador. "Además de transmitirse por el insecto, se transmite por la semilla", explicó Eduardo Espitia, investigador de Agrosavia.

Según el experto, en 2022 hubo una merma en poblaciones del vector desencadenante de la enfermedad, especialmente en la época lluviosa . "Se mantiene la vigilancia y la preocupación de no movilizar materiales vegetales entre sistemas productivos, esto para evitar la propagación de la enfermedad", dijo.

Para su prevención se recomienda el uso de semillas certificadas, las cuales brindan un alto potencial genético, y así tiene una mayor efectividad de enfrentar los efectos del vector. "Otra de las formas de contrarrestar la punta morada es una fertilización balanceada de la planta", afirmó.

Otros cuidados que puede seguir es eliminar oportunamente los residuos de cosecha, con el fin de reducir la reproducción y dispersión de poblaciones de los insectos vectores. Es importante desinfectar las herramientas de trabajo y maquinaria. También puede usar trampas amarillas en la periferia del cultivo, ubicadas a la altura del tercio medio de la planta.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.