Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En cuanto a la cotización sigue por encima del techo de los US$ 500, una cifra que sigue siendo auspiciosa para los productores y comercializadores. César Jure, presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), señaló que la tendencia a la suba se da por la alta demanda y poco abastecimiento.

Mencionó que el balance que hace el USDA es sobre la oferta, demanda y disponibilidad de soja en el momento. Esto en referencia a la producción ya acopiada en los países.

En esa línea, dijo que es un promedio entre el consumo de cada país y lo exportado, sobre los saldos disponibles que a su vez han comprometido ventas anteriormente, lo cual deja como saldo bajo stock.

“Con las nuevas cosechas vamos a ver como se balancean. Había cosechas de sojas tempraneras en muy malas condiciones, bajo rendimiento y mala calidad de granos, pero la importante estaría comenzando y habría que ver hasta fines de abril con qué volumen terminamos para poner en las ecuaciones de oferta de granos”, expuso.

Agregó que Brasil tendrá el mismo periodo de cosecha, mientras que Argentina inicia la zafra en marzo.“Todo ese cuadro nos da un pronóstico de que vamos a estar muy ajustados entre la oferta y la demanda que se está manteniendo en la soja, eso crea presión sobre los precios de lo que está disponible a la vista”, explicó.

“En el caso de Paraguay, cultivamos con contratos de venta a futuro. Normalmente un 30 o 40% del volumen que esperamos ya tiene fijación de precios, que fueron los valores disponibles al momento que nos financiaron el cultivo de octubre y noviembre”, precisó.

Desde entonces empezó a elevarse la cotización de la soja, por lo que la comercialización correspondería al excedente de producción que se tenga, basándose en contratos ya firmados, con la confirmación del precio actual.

Añadió que puede haber un 60% de volumen a negociar con los valores actuales, que llegan a US$ 515 en el mercado internacional. A pesar de que el productor se queda con la diferencia, el valor es mayor al año anterior.

“El precio internacional es lo que recibe el país, hay unos US$ 30, 40, 50 que es por el costo de logística de exportación, implica fletes, puertos de trasbordo. Con eso sería el precio FOB en puerto de embarque paraguayo. Si te dice US$ 500, el precio paraguayo queda en US$ 470 sumado a otros US$ 40 entre secado, transporte a silos”, detalló.

Comentó que con el buen clima actual, que permitirá que la soja se seque y termine su ciclo para poder cosechar, se espera un rendimiento de 3.500 kilos por hectárea.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.