Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En el caso de la región de Bogotá-Cundinamarca, la importancia para el país se traduce en que aporta 29% del PIB nacional (Bogotá 24% y Cundinamarca 4,9%) en actividades en las que se destacan el sector agroindustrial (frutas, hortalizas, flores, lácteos y papa, principalmente) y la industria manufacturera, las actividades de servicio y comercio.Esta relevancia que cobra el sector agrícola para el país hace que sea indispensable buscar modelos de desarrollo que no sólo promuevan el retorno a las zonas rurales, sino que también incentiven la inversión tanto en actividades agrícolas y pecuarias como en actividades de servicios, educativas, industriales, etc., que consoliden un desarrollo equitativo. Así lo señala Juan David Castaño, vicepresidente (e) de fortalecimiento empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá, quien explica que, no obstante los progresos que ha tenido la región en el tema agroindustrial, “quedan todavía oportunidades de crecimiento, principalmente en dos aspectos: el mercado local al que se enfrenta, con aproximadamente 9 millones de personas localizadas en Bogotá y Cundinamarca que demandan productos agrícolas y agroindustriales, y la disponibilidad logística para atender mercados internacionales”.Es allí donde la CCB ha procurado impulsar el desarrollo de este sector, apoyando a emprendedores y empresarios de la industria agrícola y prestando servicios dirigidos al mejoramiento de la calidad de los productos primarios y procesados (a través del proyecto Modelo Empresarial de Gestión Agroindustrial Mega), además de información actualizada de mercados. También se vienen desarrollando asesorías para el mejoramiento de productos, promoviendo la certificación de calidad y sellos ecológicos y realizando ruedas de negocios en la región.“Por medio de este trabajo, hemos contribuido a los resultados positivos en materia de sostenibilidad, productividad y rentabilidad que ha tenido el sector agroindustrial”, afirmó Juan David Castaño.A nivel de política pública este es un sector en el que el Gobierno ha realizado un esfuerzo presupuestal importante en los últimos años, en la búsqueda de mejorar las condiciones productivas en el país. Sin embargo, pese a este esfuerzo, aún persisten algunos problemas estructurales que afectan la productividad y competitividad de los campesinos. Para la CCB ha sido fundamental el acompañamiento en la identificación de las necesidades de los empresarios y el apoyo en temas como el mejoramiento en el acceso a la información, la estandarización de los procesos productivos y el aumento en la calidad de los productos.Apoyo de la CCBTan solo el año pasado la entidad trabajó con más de 300 empresarios del sector agroindustrial y logró mejoras en temas como incremento en la productividad y acceso a nuevos canales de comercialización.  Así mismo, en casi una década la Cámara de Comercio de Bogotá apoyó con más de 62.000 servicios empresariales a miembros de este sector, acompañándolos a obtener la certificación en diferentes normas de calidad y realizando asistencia técnica en actividades de frutas, hortalizas, papa y leche. Los distintos eventos, como el Foro Internacional Lácteo o el Congreso de Ganadería Ecológica, por mencionar tan solo un par de ejemplos, son otra forma de impulsar el conocimiento específico en la región. Hoy existen aproximadamente 200.000 hectáreas habilitadas para desarrollar actividades productivas en Bogotá y el departamento, así como una gran disponibilidad de capital humano calificado, resultado de la oferta de programas académicos de pregrado y posgrado en áreas de ingeniería y de ciencias agronómicas y pecuarias. Adicionalmente, en los últimos años se ha incrementado la inversión externa en la región a través de fondos de inversión y ángeles inversionistas. Todos estos resultados hacen prever un buen futuro del sector agroindustrial.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.